Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Aprende a diferenciar los diferentes vinos de La Ribera del Duero

Aprende a diferenciar los diferentes vinos de La Ribera del Duero
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

La Ruta del Vino de Ribera del Duero tiene mucho para atraernos. Pero principalmente, los amantes de los buenos vinos de la tierra, encontraremos una de las mejores comarcas vitivinícolas españolas. ¿Qué vamos a encontrarnos aquí? ¿Cuáles son las variedades y vinos que nos regala la Denominación del Origen Ribera del Duero?

Tempranillo

El alma de los vinos de La Ribera del Duero. Es también la uva española por excelencia, conocida en el mundo entero por su procedencia. Se le conoce también como tinta del país o tinta fina, y es la que da color, aroma y cuerpo a los vinos de La Ribera del Duero.

Una uva de racimo compacto y medio, que dan a los caldos una intensa coloración violácea donde se descubren aromas de frutos rojos de bosque. A medida que gana en edad, los tonos en boca se vuelven más dulces manteniendo su acidez media.

El clima fresco de la Ribera del Duero es ideal para que la uva tempranillo de lo mejor de sí. Sus granos maduros tienen el color negro azulado que le caracteriza en su punto justo para la vendimia.

En la mezcla de tempranillo con otras variedades se encuentra el equilibrio para un vino de excepción. Según las normativas del Consejo Regulador, para que un vino pueda acogerse a la denominación de origen debe incluir al menos un 75% de Tempranillo en su elaboración. En total, no menos del 95% de la uva debe ser Tempranillo, Cabernet-Sauvignon, Merlot y Malbec. Las uvas Garnacha y Albillo están permitidas, pero en pequeñas cantidades.

Cabernet – Sauvignon

Su aporte de color y acidez le dan carácter a los vinos de La Ribera del Duero. Esta variedad es muy utilizada en vinos de corte como los Ribera junto con la tempranillo, para potenciar las bondades de cada una.

Se caracteriza por sus taninos densos de color profundo, sus complejos aromas frutales, su elegante estructura y su idoneidad para la crianza. Aporta aromas florales, frutales y vegetales con notas exóticas como el café, que se hacen más complejos con su paso por barricas.

Otras variedades

En los vinos de la Ribera del Duero, podemos encontrar cortes con otras variedades que aportarán siempre algo que les identifique.

<li><strong>Merlot</strong> : entrega aromas de frutos oscuros y un toque de frutos secos.</li>

<li><strong>Malbec</strong>: una gran uva de brotación tardía con matices balsámicos mentolados. </li>

<li><strong>Garnacha tinta</strong>: gran adaptabilidad al medio y brotación muy tardía que aporta más perfumes que color.</li>

<li><strong>Albillo</strong>: al igual que la anterior, sólo pueden estar presentes en hasta un 5% de la composición de los vinos de la D.O. Uvas de color amarillo pajizo, con perfumes de frutas de pepita como la manzana y el melocotón.</li>
barricas

Los vinos de La Ribera del Duero

Como dijimos, los tintos de La Ribera tienen un control estricto en cuanto a la mezcla de variedades. En la comarca también encontraremos una excelente producción de rosados. Veamos cómo reconocemos a los vinos de la Ribera del Duero.

<li><strong>Tintos Jóvenes</strong>: son vinos que pasan menos de 12 meses en barrica y están a la venta poco después de la vendimia. Su color es de guinda intenso con ribetes azulados y su perfume trae aromas simples y densos a fruta madura. Al probarlos, tendrás un sabor pleno y vigoroso en boca.</li>


<li><strong>Tinto Crianza</strong>: vinos que han dormido un mínimo de 1 año en barrica y que se ponen a la venta en el segundo año después de la vendimia. Su color va del guinda al cereza profundo y siendo aún joven, también encontraremos toques violáceos. Sus aromas frutales siguen allí, ahora acompañados por las maderas y especies, pasando por los tostados. Es un vino con cuerpo, redondo, con un paso suave lleno de matices en boca y gran persistencia retronasal.</li>


<li><strong>Tintos Reserva</strong>: este vino ya ha vivido 36 meses de crecimiento en barrica, con un mínimo de 12 meses en botella. Podremos encontrarlos al tercer año después de la vendimia. En copa, su color rubí intenso es característico. Tan personal como su aroma intenso, con profundos recuerdos de fruta muy madura y perfumes naturales de minerales y cuero. Una potente mezcla que estalla en boca, carnoso, equilibrado y con cuerpo. Un placer gustativo que se extiende gracias a su gran persistencia.</li>


<li><strong>Tintos Gran Reserva</strong>: los mejores caldos, de calidad excepcional y cuidado minucioso a lo largo de 60 meses, 24 de ellos en barrica y el resto en botella. Habrá que esperar al quinto año después de su vendimia para poder disfrutarlos. Un arcoíris de rojos intensos desde el rojo cereza profundo hasta el teja en capas finas. Un regalo para la vista en copa. Con el tiempo, ha ido ganando en complejos aromas, en matices que se perciben en nariz: maderas nobles, especies y frutas muy maduras. Y es en boca cuando el placer se completa, con una estructura fina y elegante, sin perder la energía de sus orígenes y regalando una incomparable armonía.</li>


<li><strong>Rosados</strong>: Los vinos rosados de La Ribera del Duero se elaboran con un mínimo del 50 por ciento de las variedades autorizadas. Son vinos para ser consumidos a poco de la vendimia. Vinos frescos y afrutados, con tonalidades rosadas y aromas característicos de bayas frescas.

Conocemos ya un poco más sobre la uva de la comarca del Duero. Granos que son la base para los excelentes vinos que podremos disfrutar al recorrer la Ruta del Vino de Ribera del Duero. Una experiencia para los sentidos.

Fotos | Cris Valencia/ Bodega Carralba En Espacio Ribera del Duero | Vendimiador por un día En Espacio Ribera del Duero | Qué es un curso de cata de vinos y cómo elegirlo correctamente

Publicidad

También te puede gustar

Inicio