Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Diez comidas imprescindibles en la Ribera del Duero

Diez comidas imprescindibles en la Ribera del Duero
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Cuando nos adentramos en una gastronomía tan rica, variada y sabrosa como la de la Ribera del Duero conviene conocer cuales son aquellos platos y preparaciones que es indispensable conocer. Por eso os proponemos este paseo por las diez comidas imprescindibles de la Ribera del Duero.

Queso de oveja (o de mezcla pero siempre incluyendo la oveja)

La ganadería ovina de la zona, tan característica, tiene lógicamente una expresión propia en los quesos, presentados en diferentes grados de maduración y que tienen un excelente maridaje con los vinos de la Ribera del Duero. Incluso existe una denominación propia. “Quesos Región del Duero” certificada desde el 2004.

Son quesos de aroma intenso, sabrosos pero a la vez delicados, que se convierten en un acompañamiento perfecto para los vinos con cuerpo.

Morcilla

morcilla

La morcilla es quizá uno de los platos más conocidos y característicos de la región. Se realiza con sangre de cerdo, manteca, cebolla y arroz, con la adicción de algunas especias (pimienta, orégano o pimentón).

Parece un plato sencillo, y lo es, pura sabiduría tradicional. Pero su versatilidad y precisamente la sencillez de sus ingredientes la hacen deliciosa. Me encanta de todas las formas posibles aunque, para disfrutarla completamente, mi consejo es hacerlo primero sencillamente asada, con una buena torta de Aranda y un crianza recio de la Ribera del Duero.

Puesto que ya se comercializa cocida se podría tomar directamente, aunque normalmente la encontraremos en muchas posibles preparaciones: frita, asada, añadida a cocidos, en revueltos, tartaletas, tortillas, empanadillas, rellenando verduras...

Calducho

El calducho es el agua en la que se han cocido, inicialmente, las morcillas cuando son preparadas. Se sirve con trozos de morcilla rotos o con el sobrante del relleno, o incluso, como base para sopas.

Es otro de esos platos de pura sencillez pero, en este caso, para comerlo lo ideal es acudir a una matanza tradicional de los pueblos de la zona.

Chorizos botagueños

En la gastronomía de la Ribera vamos a encontrar excelentes productos de matanza además de la ya citada morcilla, y destacan los chorizos botagueños, que, además de la carne y grasa de cerdo condimentada con sal, pimentón y especias, añade picadillo de bofe, hígado y vísceras en general.

Hongos

La Ribera del Duero es tierra de hongos y setas: de cardo, colmenilla, champiñones silvestres, níscalos, setas de cardo, senderillas... en otoño los sabores que nos ofrece la tierra son maravillosamente variados. Las setas pueden secarse y conservarse en los desvanes todo el invierno, para tomarse luego rehidratadas, pero frescas es cuando su riqueza culinaria es mayor.

Las vamos a poder consumir en sopas, guisos, tortillas y revueltos, a la brasa, a la plancha, fritas con patatas, o incluídas en preparaciones elaboradas como hojaldres o mousses.

Cangrejos de río

Los más típicos cangrejos de río que podemos consumir en la zona procederán del río Duratón pero la regulación sobre su pesca es bastante restrictiva. De todos modos, cuando estén disponibles, son un plato delicioso que se puede tomar en muchos lugares de la zona, cocinado sencillamente, incorporando aceite, ajo, cebolla y guindilla.

Chuletillas de lechal

Mi recomendación fundamental es para las chuletas de lechal. Es uno de los platos realmente imprescindibles de la zona que podremos degustar en los asadores de toda la zona y que debemos acompañar con un vino de la Ribera del Duero para redondear la experiencia.

Su preparación es muy sencilla pero para conseguir el sabor y la textura perfecta deben tomarse asadas en brasas de vid, lo que les confiere un aroma y delicadeza especiales.

lechal al horno

Asado de lechal

El plato estrella de la región es el asado de lechal, del que ya os hemos ofrecido la receta. Carne de lechal de oveja autóctona, de origen regulado, cortado en cuartos y asado en horno de lecha de forma sencilla, suave por dentro y crujiente y sabroso por fuera. Perfecto.

Sopas de ajo

Tradicionalmente, las sopas de ajo, eran el desayuno de los campesinos y servían, además, para darle uso al pan del día anterior. En la zona se preparaban con manteca de cerdo o aceite, ajo, pan y sal como elementos básicos, pudiéndoseles añadir pimentón o huevos en la presentación final.

Yo no puedo deciros que las toméis de desayuno si no os vais a pasar un día de duro trabajo en las viñas, pero si os las recomiendo antes de un paseo por los campos de la Ribera del Duero en otoño.

Torta de Aranda

La torta de Aranda es un pan con forma redonda y más bien plano. En su composición, además de harina, agua, sal y levadura ya incluye una ración generosa de aceite de oliva y en su horneado, en piezas planas, también llevará un buen chorro de aceite de oliva por encima, lo que le da su tono dorado y una textura crujiente muy apetitosa.

Lo cierto es que hay muchos otros platos deliciosos que habría que incluir en esta lista: caracoles, ensaladas, cocidos, legumbres, carnes de caza, verduras... pero creemos que estas podríamos considerarlas las diez comidas imprescindibles de la Ribera del Duero. La deliciosa gastronomía de la Ribera del Duero, perfecto acompañamiento de sus vinos, es una razón más para conocer esta zona llena de belleza y sabor.

Publicidad

También te puede gustar

Inicio