Hoy toca barbacoa con amigos: 10 ingredientes universales y 10 para sorprender con algo diferente

Hoy toca barbacoa con amigos: 10 ingredientes universales y 10 para sorprender con algo diferente
Sin comentarios

Cuando se trata de planes para dar la bienvenida al verano, la barbacoa es la reina. Estas brasas, en las que todos los ingredientes ganan aún más sabor, son una excusa estupenda para vernos con nuestros amigos, charlar, disfrutar del buen tiempo y, cómo no, de descubrir que juntos sabe mejor.

Sabores recurrentes de todos los veranos, como los de las salchichas, chistorras o pinchos morunos, se intercalan hoy con propuestas mucho más atrevidas, que nos indican que las posibilidades de las barbacoas son infinitas. Entre tanto, empezamos poniendo las brasas en marcha, abrimos una Coca Cola Zero bien fría y hacemos que este plan informal entre amigos se convierta en todo un festín de propuestas deliciosas e imprescindibles.

Te invitamos a conocer 10 ingredientes universales para preparar al fuego de las brasas este verano mientras disfrutas tu bebida favorita en tus comidas favoritas; y otros 10 menos recurrentes, perfectos para experimentar y aprovechar al máximo las posibilidades de tu barbacoa.

Los universales de cada verano

Adulto Bbq2

Chistorra

Los chorizos, salchichas, morcillas y otros ingredientes similares suelen ser siempre los básicos con los que empieza cualquier barbacoa. Sin embargo, si hay una protagonista en la parrilla es la chistorra, que al fuego adquiere un exterior crujiente a la vez que mantiene su interior suave y carnoso. Una elección perfecta para compartir e ir abriendo el apetito.

Patatas en papel de plata

Como es uno de los ingredientes que más tardan en prepararse, lo mejor es ir poniendo las patatas al fuego al comienzo de la velada. Antes de envolverlas en papel de plata, podemos incorporar un poco de aceite, sal y especias al gusto. Luego, las pondremos en la parte inferior de la barbacoa (donde está la leña o el carbón) para que el calor ejerza de horno. El resultado serán unas patatas de piel tostada, que incluso podremos partir por la mitad y rellenar con carne, verduras o alguna salsa interesante.

Pinchos morunos

Pinchos morunos

Los podemos encontrar en el mercado ya preparados, pero lo mejor es que los hagamos nosotros para ofrecer a los invitados varias opciones. Es recomendable dejar la carne adobando la noche anterior en una mezcla de especias con aceite y vino. Los más comunes son los de pollo y los de cerdo, pero siempre podemos experimentar con otros sabores, como el del cordero, o con opciones vegetarianas, a base de seitán. Lo importante es que todos los asistentes de la barbacoa puedan disfrutar el momento, sea cual sea su tipo de alimentación, y que sepan que juntos sabe mejor.

Gambas y langostinos

Para los que prefieren el sabor del pescado, el marisco también puede ser una excelente forma de empezar la comida. Las gambas y los langostinos a la brasa adquieren un sabor exquisito, aunque hay que tener cuidado de no cocinarlos en exceso para que no se seque mucho su carne y se puedan pelar con facilidad. Recuerda poner siempre un poco de sal gorda mientras todavía están en la parrilla.

Cebolla

Cortada en rodajas de entre uno y dos dedos de grosor, la cebolla puede ser toda una exquisitez cuando se prepara en la barbacoa. Con el fuego adquiere un ligero sabor dulce, que gustará incluso a los que no son muy aficionados a esta verdura. Si estamos preparando hamburguesas, puede ser un complemento de lo más acertado, que nada tiene que ver con la habitual cebolla a la plancha de los restaurantes convencionales.

Mazorcas de maíz

Shutterstock 1482571247

Las mazorcas a la parrilla son de lo más comunes en las calles de multitud de países. Sin embargo, en España no terminamos de incorporarlas a nuestras barbacoas (a menos que sea en el contexto de una feria o un evento similar). No obstante, es uno de los productos que más ganan al calor de las brasas. ¿Buscas darle un toque extra de sabor? Prueba a untarlas primero con un poco de mantequilla y un toque de sal.

Chuletas de cordero

Una opción estupenda para incorporar una carne llena de sabor a nuestra barbacoa. Estamos además ante una alternativa saludable, ligera y que se cocina en muy poco tiempo. Las podemos hacer al natural, con un poco de sal y limón, pero también pueden ir muy bien con un toque de romero. Un ingrediente muy recomendable si no queremos repetir con las chuletas de cerdo de siempre y buscamos algo más especial.

Tomates asados

Definitivamente, uno de los ingredientes que más ganan dentro de la barbacoa. Los sabores de este híbrido entre fruta y hortaliza tienden a concentrarse cuando los cocinamos al fuego. El resultado es un bocado jugoso, a caballo entre lo dulce y lo ácido, que combina con cualquier carne y con un sorbo muy refrescante de Coca Cola Zero.

Costillar

costillar

Podemos aprender mucho del talento de los estadounidenses para hacer barbacoas. Uno de sus clásicos son los costillares de cerdo, que se pueden preparar en las brasas al natural o con la famosa salsa barbacoa casera, que ya es conocida en todo el mundo. Aunque, si nos gusta más el toque oriental, siempre podemos marinar la carne con una mezcla de salsa teriyaki, jengibre y especias al gusto antes de llevarla al fuego. Dos versiones diferentes de un mismo plato, pero ambas con un sabor que merece la pena descubrir.

Salmón

Lo más interesante del salmón es que se trata de un pescado de carne firme, lo que favorece que podamos preparar sus lomos en la barbacoa y sin problema alguno. De todas formas, es mejor que lo pongamos en una zona donde dé menos calor, para que se cocine lentamente y termine por generar esa deliciosa costra tostada por la que cualquiera suspiraría.

Ingredientes para sorprender

sandía barbacoa

Piña tropical

En el mundo de las frutas, existen multitud de variantes que ganan mucho bajo el calor de las brasas. La piña es un excelente acompañante de otras carnes. Aunque, si de verdad queremos sorprender, podemos combinarla con un poco de morcilla, como se prepara tradicionalmente en el Archipiélago de las Azores.

Bulgogi

Si de algo sabe la cocina coreana es de barbacoas. Cualquiera que haya tenido la oportunidad de viajar hasta el país del kimchi habrá tenido podido probar este delicioso festín de carnes, verduras y elaboraciones de lo más inusuales. El bulgogi, una carne de ternera picada con salsa coreana, es uno de los bocados que más se disfrutan en una barbacoa oriental. Sírvelo con un poco de sésamo por encima e invita a tus comensales a comerlo dentro de una hoja de lechuga, tal y como indica la tradición.

Pez espada

Es otro de los pescados que mejor se cocinan en la parrilla. Con una salsa verde ligera, pueden adquirir muchísimo sabor, pero también podemos prepararlo únicamente al punto de sal y con un poco de perejil u orégano por encima.

Arepas

Arepas

Con el auge de la cocina latina, las arepas han encontrado al fin su hueco en nuestros paladares. Estas tortas de harina de maíz se pueden preparar fritas o dándoles vuelta y vuelta en una sartén, pero donde más ganan es al calor del fuego. Prepara diferentes rellenos, de pollo y aguacate, de cerdo desmenuzado, de atún… y comparte las combinaciones que más te gusten. Comprobarás por qué siempre juntos sabe mejor.

Pak Choi (o col china)

Cada vez es más habitual encontrar esta verdura en comercios convencionales. Es una suerte, porque la col china tiene infinitas posibilidades culinarias. A la parrilla y con una salsa a base de mostaza casera es toda una delicia, aunque también te invitamos a darle un toque más de casa con la típica salsa romesco de los calçots.

Alcachofas

Lo mejor de preparar las alcachofas a la parrilla es que no es necesario hacer una limpieza tan exhaustiva, como la que solemos hacer con otras elaboraciones, en las que apenas necesitamos el corazón. En este caso, basta con partir las alcachofas a la mitad y ponerlas al fuego. Un poco de sal y, si queremos, un poco de limón, serán suficientes para culminar esta guarnición rica, diferente y muy saludable.

Pulpo

Pulpo

Si decidimos hacer una barbacoa exclusiva de marisco y pescado, en nuestra brasa no deben faltar algunos rejos de pulpo. Para evitar que su carne se endurezca mucho, lo mejor es hacer el paso previo de ‘asustarlo’ (es decir, remojarlo un par de veces en una olla con agua hirviendo). Una vez en el fuego, utiliza tiempos de cocción muy breves para conservar toda su esencia y textura.

Cabezas de ajo

Una vez tenemos en marcha la barbacoa, lo mejor que podemos hacer con ella es aprovechar al máximo el calor de sus brasas. Te recomendamos sacar de la despensa un par de cabezas de ajo, cortar la zona del tallo para que asomen los dientes y llevarlas al fuego. Al cabo de unos minutos se cocinarán y, con solo apretarlos, podremos exprimir toda la carne del ajo. Si la conservamos en un bote de cristal, nos puede servir para otras recetas, como sofritos, pan de ajo y mucho más.

Vieiras

Una de las grandes joyas del mar y, sin lugar a dudas, todo un toque de sofisticación para cualquier barbacoa al uso. Para mantener toda su esencia, lo mejor es cocinarlas en su propia concha y, si queremos, incorporar una salsa muy ligera a base de ajo, limón y perejil. No obstante, en el mercado también las podemos encontrar por separado para hacer otras elaboraciones, como unas brochetas.

Zanahorias marinadas

¿Sabías que muchos veganos utilizan la zanahoria para hacer su propia versión de los perritos calientes? Para dar un acabado más especial a este sustituto vegetal de las salchichas, primero tenemos que hervirlas durante unos 10 minutos y marinarlas unas 5 horas con una mezcla de salsa de soja, mostaza antigua, vinagre de sidra y tantas especias como nos apetezca incorporar. A continuación, las llevamos al fuego, las ponemos sobre un pan de perrito caliente y añadimos las salsas y los ingredientes que más nos gusten.

Ideales para sorprender, tanto si practicamos una alimentación cien por cien vegetal como si no, y para acompañar con una Coca Cola Zero bien fría en cualquier jornada de verano.

Imágenes | Coca-Cola y ShutterStock/nehophoto/Mahony/zi3000


Inicio