Dale alegría a tus salsas de tomate con un poco de huevo

Sigue a Directo al Paladar

Un huevo para alegrar la salsa de tomate

No voy a negar que parte fundamental de mi dieta es la pasta. Me gusta, es barata, fácil, rápida de preparar y admite todo tipo de salsas. A veces hago tomate frito casero, pero muchas otras, cuando tengo prisa y pocas ganas de cocinar, utilizo botecitos de tomate frito. Para esas ocasiones, me gusta darle alegría a la salsa de tomate con un poco de huevo.

Parece increíble, pero solo con añadir un huevo, lo que era una salsa fina, como pasada por la batidora y colada, con ese color rojo tan extraño y ese sabor artificial, se transforma en una salsa con una textura esponjosa, un sabor mucho más elaborado y un color anaranjado sustancialmente más apetecible.

Añadir el huevo no tiene mucho misterio. Cuando estemos calentando la salsa de tomate, simplemente echamos un huevo y removemos enérgicamente para que cuaje. Veremos como la salsa va cogiendo volumen y un tono naranja. Con un huevo cada dos comensales es más que de sobra, incluso cada cuatro, simplemente es para que no parezca una salsa directamente salida del bote.

Este truco también vale para las salsas de tomate caseras. Aunque en esos casos prefiero no enmascarar el rico sabor del tomate frito a fuego lento en la sartén, permite cambiar un poco la rutina si cocinamos pasta con asiduidad.

En Directo al Paladar | Cómo hacer salsa de tomate casera fácilmente. Receta
En Directo al Paladar | Receta de pasta con salsa de mascarpone y ternera

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios