Compartir
Publicidad

El queso de Cabrales

El queso de Cabrales
Guardar
7 Comentarios
Publicidad

Para mí no sólo es uno de los quesos más ricos y con más personalidad que se elaboran en España, sino que como ingrediente, bien usado, puede servir para rellenar una pechuga de pollo, para acompañar un solomillo o para hacer una deliciosa pasta con su paisana sidra natural.

El queso de Cabrales, elaborado con leche de vaca cruda o con mezcla de leches de vaca, oveja y cabra es uno de esos productos con tal personalidad que no pasan indiferentes: o lo detestas o lo adoras, siendo este último mi caso.

Está regulado por un Consejo Regulador D.O. Cabrales y una vez elaborado se cura en cuevas que favorecen, por su temperatura y humedad, el florecimiento de cierto moho que concede al producto esas vetas tan características y parecidas en cierto modo a otros célebres quesos fermentados franceses. Su sabor es fuerte, incluso picante, y quizá sea este sabor tan agresivo, quizá la antigua costumbre de envolverlo en hojas, quizá el fuerte y para algunos hediondo olor que desprende las causas de que alguna "leyenda negra" acerca de este queso se haya difundido como una verdad incuestionable. Es el caso de ese rumor incierto tan extendido de que se cura en estiércol: es falso, aunque de tanto oirlo nos parezca mentira.

En fin, que mi opinión es que se trata de un queso sabroso, intenso, tierno y compacto que merece la pena por su tradición y su calidad, y que es más versátil de lo que parece.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos