Compartir
Publicidad

Receta de leche frita sin lactosa

Receta de leche frita sin lactosa
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy os dejo una de mis recetas de postres favoritas, se trata de una receta de leche sin lactosa frita. Es una receta muy tradicional, en especial en Madrid donde se puede comer en algunos restaurantes muy castizos. De hecho deberían hacer una ruta en Madrid, como lo hacen del cocido.

Además es tan sencilla hacerla y en especial tener algunas raciones sin lactosa guardada en el congelador que todos los restaurantes deberían tenerlo en cuenta. Además, no os puedo hablar de diferencias en textura o sabor porque no las hay. Así que adelante.

Ingredientes para 6 personas

  • 1 l de leche sin lactosa Kaiku, 100 g de azúcar, 1 piel de limón, 1 rama de canela, 80 g de maizena, harina, 1 huevo batido y aceite de girasol para freír. Y para rebozar azúcar y canela molida.

Cómo hacer leche sin lactosa frita

Ponemos la leche sin lactosa a hervir con la piel de limón y la rama de canela.

Aparte mezclamos el azúcar con la maizena e incorporamos la mitad de la leche. Sin la canela y el limón. Disolvemos bien y echamos el resto de leche. Mezclamos.

Volvemos al fuego con el cazo y removemos constantemente para evitar que se agarre, vemos como va espesando y cuando de un hervor retiramos.

Extendemos la masa en un tupper de tal forma que nos quede un grosor de 2 o 3 cm. Podemos hacerlo en otro tipo de moldes, en ese caso untamos de margarina y espolvoreamos de azúcar glass el molde, antes de echar la leche frita. Por encima taparemos con un film de cocina que toque la superficie de la leche sin lactosa frita. De ese modo no se formará costra.

Leche frita sin lactosa

Dejamos enfriar en la nevera. Desmoldamos y cortamos en porciones. Pasamos por harina, huevo y freímos en aceite de girasol caliente.

Tiempo de elaboración | 30 minutos más frio
Degustación | Fácil

Degustación

Al sacar la leche frita sin lactosa , cuando esté dorada, la pasamos a papel de cocina absorbente para que recoja el aceite que sobra. Después las rebozamos con canela y azúcar y servimos calientes. Acompañadas de un helado son una delicia.

Dani


Daniel Martínez es un gastrónomo empedernido. Desde hace un año a su mujer le detectaron intolerancia a la lactosa, desde entonces busca soluciones sencillas y ricas a la comida diaria. Actualmente es coordinador y editor de Directo al Paladar.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos