Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Receta: la auténtica sopa de ajo de la Ribera del Duero

Receta: la auténtica sopa de ajo de la Ribera del Duero
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Seguimos con nuestras recetas más típicas de la Ribera del Duero y os presentamos hoy una realmente imprescindible, sabrosa y además, muy sencilla y barata: las auténticas sopas de ajo.

Cuando en las mañanas frías había que levantarse antes del alba y esperaba una dura jornada de trabajo en el campo, las sopas de ajo proporcionaban la energía necesaria. Hoy, igualmente, es un plato que no puede faltar en la cocina de la Ribera del Duero y las podemos degustar en los mejores restaurantes de la zona, que hacen honor al esplendor de lo sencillo.

ingredientes de la sopa de ajo

Ingredientes (para 6 personas)

. Una barra de pan del día anterior
. Tres cucharadas soperas de aceite de oliva virgen
. Seis dientes de ajo
. Una cucharada sopera de pimentón
. Agua y sal o caldo
. Seis huevos

Preparación de la receta de auténtica sopa de ajo de la Ribera del Duero

La preparación de las sopas de ajo es sencilla, sin embargo, para que su sabor sea exquisito, hay que estar muy atentos al fuego y no dejar que los ingredientes se arrebaten.

En el aceite caliente freiremos, sin que se quemen, los ajos pelados y cortados en rodajas no demasiado finas. Una vez fritos, los apartaremos.

Entonces le daremos al pan, cortado también en rodajas (unas cuatro por comensal), una pasada por el aceite caliente, pero sin llegar a dejarlo completamente frito ni duro.

Apartado el pan a un plato, pondremos en el aceite caliente, fuera del fuego, el pimentón dulce, dándole una vuelta para que se haga, pero es muy importante que no se queme, pues entonces adquiera un sabor amargo que echaría a perder el plato.

Volcaremos de nuevo el pan y el ajo en el sofrito y añadiremos el agua (rectificando de sal) o un caldo, y lo llevaremos a hervir.

Entonces cascaremos los huevos y los iremos añadiendo uno a uno a la cazuela o, si disponemos de ellas, en cazuelitas individuales de barro. Calentaremos, removiendo con mucho cuidado de no romper la yema con una cuchara de madera, evitando que vuelva a romper a hervir.

Se sirve muy caliente e inmediatamente a la mesa, preferiblemente en cazuela de barro.

En algunos lugares se añade, al sofrito, unas rajitas de chorizo (y no se pone pimentón) o jamón en taquitos, pero la receta original de las sopas de ajo de la Ribera del Duero no lleva más que el pan, los ajos y el pimentón.

Presentación y degustación

Las sopas de ajo las tomaremos como entrante e incluso como plato caliente a media mañana, pues son muy reconfortantes. Tanto para los niños, por su riqueza en proteínas y su suavidad de textura como para cualquier miembro de la familia son perfectas. Además, su aporte de grasas saturadas es pequeño, pues, a pesar de incluir un huevo por comensal, no se le añaden productos de cerdo que aumenten su cantidad de colesterol.

Lo ideal es servirlas en platos o cazuelas de barro individuales, que mantienen mucho mejor el calor y le dan su apariencia rústica necesaria.

No llevan complementos ni acompañamiento, pues después, si se desea, se puede pasar a un segundo plato donde no debería faltar una verdura al vapor o una ensalada de lechuga, tomate y cebolla, para complementarlas con las vitaminas necesarias.

Las auténticas sopas de ajo son un delicioso modo de comenzar la comida o entonar el cuerpo en el invierno, y desde luego, para darle el maridaje ideal, no debería faltarnos una buena copa de vino de crianza de la Denominación de Origen Ribera del Duero.

En Espacio Ribera del Duero | Experiencia en Ribera del Duero: Vendimiador por un día En Espacio Ribera del Duero | Diez comidas imprescindibles en la Ribera del Duero En Espacio Ribera del Duero | Experiencia Ribera : Vamos a despertar nuestros sentidos en Ribera del Duero

Publicidad

También te puede gustar

Inicio