Compartir
Publicidad

El pan y su correcto uso en la mesa

El pan y su correcto uso en la mesa
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Generalmente en las fiestas de Navidad nos juntamos para comer con la familia de toda la vida, con la que hay confianza, con la que podemos ser como seamos, que les vamos a agradar y nos van a querer igual. Pero también puede suceder que sea la primera vez que vas a comer o cenar con tus futuros suegros o con alguien a quien quieras agradar mostrando un comportamiento apropiado.

Y para eso hemos encontrado un tema, que aunque pueda parecer algo de poca importancia, según con quien te codees puede ser necesario conocer, es el tema del pan y su correcto uso en la mesa.

El pan es un perfecto acompañamiento de casi todos los alimentos y según el protocolo hay que tratarlo como merece, sobre todo si nos encontramos en una comida más formal de lo habitual. Debe colocarse en un platito auxiliar en la parte izquierda del plato, a la altura de las copas, puede ser en rebanadas o porciones, pero siempre que se pueda que sea una pieza. Cuando se vaya a comer pan debe ser troceado con los dedos, no con el cuchillo y sólo el trozo que vayamos a llevarnos a la boca. No vale trocearlo todo de una vez para ir cogiendo, ni hacerlo en porciones demasiado grandes que nos llenaran la boca.

Por descontado que no se puede jugar con el pan, ni desmigarlo o pellizcarlo. Si tu paladar te impide tomar alguna parte del pan, como una corteza muy dura, debes retirarla y depositarla en un lado del platito, nunca sobre la mesa.

El pan es un gran aliado para acompañar o empujar un alimento que se resiste a ser recogido con el cubierto, pero el pan que se ha utilizado con este fin, debe comerse, no debe dejarse ni en el plato de comida, ni en el platito del pan y mucho menos en la mesa.

Es posible que el plato que hayas degustado esté delicioso y quede una sabrosa salsa a la que te lanzarías a mojar con el pan, pero deberás contener el deseo, sólo en caso de que haya confianza podrás pinchar el pan con el tenedor y untar con discreción.

Si eres de los que comen pan hasta con el yogur, procura retenerte en este caso con el postre, a no ser que se componga de quesos.

¿Verdad que da gusto comer rodeado de los tuyos?

Más información | Protocolo y etiqueta

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos