Compartir
Publicidad
Publicidad

Pollo al horno con puré de patata y trufa negra. Receta

Pollo al horno con puré de patata y trufa negra. Receta
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un amigo me ha traído unas trufas negras de invierno del Pirineo. Fantásticas. ¡Hay que aprovechar que se acaba la temporada!

En otro post les contaré las diversas elaboraciones que he ido preparando con ellas y algunas formas para conservarlas, pero ahora, aquí tienen este:

Pollo al horno con puré de patatas y trufa negra

Los ingredientes

1 pollo, mejor si es de corral 1 paquete de tomates cherry 1 vasito de vino blanco 1 vasito de agua 10 gr. de trufa de invierno (tuber melanosporum) 5 ó 6 patatas, si son gallegas mejor 10 gr. de mantequilla aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta negra

La preparación

Precalentar el horno a unos 180-190ºC. Poner en una bandeja el pollo cortado a cuartos con los tomatitos cherry. Salpimentar. Dejar dorar la piel del pollo y añadir un vasito de agua y uno de vino blanco. Dejar que se vaya haciendo con el horno bien vivo. Mientras pondremos a cocer las patatas con agua y sal. Cuando el pollo está listo, una media hora, lo sacamos y reservamos el jugo. Fileteamos la pechuga para emplatar.

Mientras, reducimos el jugo en una sartén hasta que quede con la textura que nos interese. Pasamos las patatas por el turmix. Le añadimos la mantequilla, y la trufa rallada ya sin fuego. La trufa no tiene que calentarse demasiado.

Ya solo queda emplatar con los filetes de pechuga, salsear con el jugo, y acompañar con el puré. Finalmente rallamos otro poco de trufa por encima del puré y listos.

La degustación

Los aromas de la trufa le sientan muy bien a las aves. La carne del pollo queda estupenda con su jugo y acompañada de este puré/crema de patatas y trufa. Las patatas gallegas tienen unas características organolépticas que las hacen ideales para combinar con la trufa; son aromáticas y con un gusto muy marcado; igual que la trufa. Y para beber, con tanto aroma a tierra, necesitamos un vino fino con aromas terciarios por doquier: anisados, rosas secas y frutilla roja presente. ¿Qué les parece un Rioja clásico? Viña Ardanza Reserva 2000 ha sido nuestra elección.

Buen provecho.

En Directo al Paladar | Tortellini de trufa con salsa de foie y queso En Directo al Paladar | Carpaccio con aceite de trufa, portobello y espárragos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos