Compartir
Publicidad

Dieta neurobiológica

Dieta neurobiológica
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En Directo al Paladar hemos podido conocer distintas dietas que se realizan para reducir peso y alcanzar el estado físico deseado. Las dietas son algo personal, no funcionan de igual modo en cada persona y siempre es necesario seguir los consejos de un nutricionista para evitar problemas alimentarios. Para realizar esta dieta se recomienda un control médico y así certificar la ausencia de problemas en la salud. También hay que decir que la dieta neurobiológica no es apta para mujeres embarazadas, mujeres en periodo de lactancia o diabéticos.

Afirman que la dieta neurobiológica creada por Norberto Russo, un doctor especialista en trastornos alimenticios reduce el peso, la talla y proporciona una saciedad mucho más duradera, con lo cual esa sensación de hambre no hostiga nuestro organismo. A través de esta dieta se puede regular la secreción de insulina y estabilizar además los niveles de hidratos de carbono existentes en la sangre. Según indican, esta dieta es adecuada para iniciar el cuidado del cuerpo durante el invierno y proporcionar un estado saludable y óptimo durante el verano y siempre sin grandes esfuerzos. No es necesaria ninguna tabla de calorías y tampoco es necesario pesar los alimentos como suele hacerse con otros tipos de dietas. La propuesta sin duda parece interesante, se trata de adelgazar comiendo según el apetito que tienes.

Una de las reglas básicas de esta dieta es realizar una adecuada combinación alimenticia, ya que siendo ésta deficiente se produce una mala absorción de determinados nutrientes impidiendo que puedan ser asimilados por nuestro organismo. El resultado es una acumulación de nutrientes que se convierten en residuos dando lugar al exceso de peso.

Si realizamos una adecuada combinación de alimentos, obtenemos como resultado una absorción total de los nutrientes, por consiguiente una menor acumulación de residuos, un mejor aprovechamiento de la energía, etc. Esta dieta también se basa en el índice glucémico controlando el azúcar existente en la sangre después de haber comido un determinado alimento. El por qué de este control es bien sencillo, cuando el índice de azúcar es elevado indica que el páncreas ha segregado una cantidad excesiva de insulina, esta actuará entre otras cosas, para favorecer que se acumule mayor índice de grasa en el cuerpo.

Este control glucémico permite diferenciar entre los alimentos que provocan un índice alto y los de índice bajo, facilitando así evitarlos a toda costa. La verdad es que es una dieta interesante para estudiar, quizás es más saludable porque el control que se ejerce es distinto al que conocemos en otras dietas.

Nos gustaría que alguien que haya probado o que conozca bien esta dieta, compartiera con nosotros su parecer y cuáles han sido los efectos resultantes de ella.

Más información | Revista Mia Más información | Centro de Nutrición Noberto Russo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos