Síguenos

Harina de soja

El mes pasado me decidí por comprar harina de soja. La verdad que debo confesar que no soy muy dado a comprar productos que tengan soja más allá de la típica salsa de soja o similares. Y bueno, me extrañó pero como me gusta probar cosas nuevas la compré y por supuesto que la he probado.

A simple vista me recordó mucho a la harina de maíz, algo menos amarilla, pero del mismo tacto al ser igual de gruesa. Recomendada para hacer panes, me imagino que como mezcla de los ingredientes junto con harina de fuerza de trigo y a su vez para dar otro tipo de sabor al pan. Por el momento no la he probado para hacer pan, pero si para hacer un cake marmolado, del que os pondré la receta un día de estos.

La harina de soja se obtiene del grano de soja molido y se utiliza para añadir proteína a las recetas. Como ya había utilizado anteriormente harina de maíz me supuso el uso sería más o menos el mismo. Por ejemplo en un bizcocho se suele añadir el maíz como un ingrediente más. Si se sustituye por completo por la harina de trigo los bizcochos no suben al no tener gluten. En este caso ocurre exactamente igual. Un cake, mi caso, no sube como debería. Se puede aumentar la levadura o la cantidad de clara montada a punto de nieve, aunque el resultado no es el mismo sí que es bastante positivo.

En fin, hablar de la harina de soja, para los convencidos de las bondades de este alimento no es nada nuevo. Por un lado aporta mucha proteína y bastante menos grasa que la carne. Es un ingrediente realmente bueno para añadir a nuestros panes o preparaciones de repostería. Además tiene mucha fibra, y sin embargo el tacto que tiene en la boca no es para nada desagradable como ocurre con algunas harinas integrales.

En Directo al Paladar | Salsa de soja, rica en antioxidantes
En Directo al Paladar | Soja texturizada, proteína vegetal

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios