Sushi para llevar de Carrefour. Lo probamos

Síguenos

Sushi para llevar de carrefour - prueba

No soy mucho de ir a comprar a hipermercados, pero con la tontería de ir a poner gasolina, a veces aprovecho y me doy una vuelta para echar un vistazo y comprar algunas cosas —básicamente, es lo que quieren—. El otro día me sorprendió ver en uno de ellos una nueva sección de comida japonesa, y tentado, decidí probar el sushi para llevar de Carrefour.

La oferta es la habitual, surtidos con Nigiris de salmón, atún rojo (o más bien rojizo) y gambas, principalmente, así como Makis de todo tipo y California Rolls y similares. Todo en un stand con un poco de parafernalia, incluídos dos japoneses en kimono ofreciendo muestras.

Escogí uno que fuera variadito, pero no muy grande: seis piezas de Nigiri (3 de salmón, 2 de atún, 1 de gambas) y un trío de California Rolls con aguacate y salmón. El precio, nueve euros con cuarenta, que no es ni muy caro, ni muy barato, aunque todo depende de la calidad, claro. Veamos qué nos podemos esperar.

Presentación y aspecto

Prueba de sushi carrefour - aspecto

Como se puede observar, el embalaje es bastante sencillo, aunque práctico. Una bandeja de plástico negro cubierta por una tapa transparente que deja ver con claridad su contenido, en este caso las piezas de sushi bien ordenaditas y dispuestas.

Incluye además dos bolsitas con salsa de soja, otra con un poco de pasta de wasabi y una última con jengibre, ésta transparente. Palillos no, así que asumo que es algo pensado para llevarse a casa, no para picar algo en un descanso del trabajo o comer a mediodía.

El aspecto de las piezas es bastante apetitoso, especialmente el salmón, con cortes muy generosos y de un color vivo que reposan sobre un arroz blanco brillante. El atún presenta un color menos atractivo, y se vislumbra que no hay tanto pescado. Los California rolls son más pequeños que esos enormes que se suelen encontrar por ahí, imagino que por motivo de espacio en la bandeja.

Hasta aquí todo bien, aunque cuando cogemos el primer Nigiri con los palillos, ya atisbamos el primer disgusto: el arroz no es todo lo glutinoso que debería. Así, pronto se sueltan los primeros granos, y al sumergir la pieza en la salsa de soja, ocurre el temido derrumbe. Siento no haber podido hacer una foto de tan trágico momento, pero estaba muy ocupado tratando de llevarme a la boca lo que aún sujetaban mis palillos. Tampoco es algo que me ocurriera con todas, pero su fragilidad era evidente.

Sushi de Carrefour: prueba de sabor

prueba sushi carrefour sabor

Intentando ignorar el fastidioso hecho de que algunos Nigiris no llegaran enteros a mi boca, me concentré en los sabores y texturas que pudieran ofrecerme.

En positivo, diré que el pescado, sobre todo el salmón, estaba bastante bien. Terso al mordisco y con un sabor que no calificaría de intenso, pero sí de perceptible. El atún, pescado por antonomasia del sushi, no cumplió las expectativas, y su sabor era tan paupérrimo como su aspecto. La gamba, pues eso, gamba.

El punto negativo se lo llevó el arroz, que como pude intuir por su tendencia a desmenuzarse, estaba duro y suelto ¡Ni que fuera una paella! En fin, que notar su textura al morder echaba a perder toda la tersura del pescado. Un poco triste, porque entiendo por el precio que no iba a ser el mejor pescado del mundo, pero al menos que el arroz estuviera decente.

La salsa de soja, el jengibre y el wasabi aprobaron, aunque no con nota. El wasabi estaba un poco flojo, al menos para mi gusto, y el jengibre no tenía un aspecto muy lozano, así que apenas probé un par de trozos entre pieza y pieza para comprobar que no era gran cosa. Es algo que imaginaba, así que tampoco es cuestión de ponerse quisquilloso.

Conclusiones

Prueba sushi, bandeja

Visto lo visto, os podéis hacer una idea de lo que opino, pero por si acaso no ha quedado claro: el sushi para llevar de Carrefour no vale lo que cuesta.

No es que esté malo, sirve para quitarse el mono de este popularizado manjar japonés, pero es al sushi lo que las hamburguesas de comida rápida a un chuletón de Ávila. Además, si lo que estamos buscando es algo económico, hay muchos restaurantes pseudo japoneses en los que por algo más de dinero puedes comer mucho más sushi, y normalmente un poco mejor.

Mi recomendación es que, salvo que sea una necesidad imperiosa, os abstengáis. Y si no podéis resistir la tentación de llevaros algo, probad con la cerveza Kirin —yo me he llevado algunas para probarlas— o con lo necesario para preparar sushi en casa, aunque para eso, mejor y más barato las tiendas especializadas.

En Directo al Paladar | Bobble, botella de agua con filtro. La probamos
En Directo al Paladar | La historia detrás de un plato de sushi

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

16 comentarios