Compartir
Publicidad
Publicidad

Cómo hacer un delicioso Hummus de aguacate

Cómo hacer un delicioso Hummus de aguacate
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Esta receta es una perfecta mezcla de dos culturas gastronómicas que tienen mucho que ofrecer: la gastronomía oriental y la latinoamericana. Por una parte, el hummus es un reconocido puré de garbanzos que ya se ha colocado en el gusto de millones de personas alrededor del mundo. Por otra parte, al aguacate hecho puré se le conoce comúnmente como guacamole y es uno de los pilares de la gastronomía mexicana que más se conoce en el extranjero.

Dicho todo lo anterior, hoy te propongo una interesante combinación de hummus y guacamole con esta receta de hummus de aguacate con un toquecito de picante que lo hará aun más atractivo. La receta es ideal para servirla con unas galletas saladas o unos totopos de maíz a la hora del aperitivo.

Ingredientes

  • 200g de garbanzos cocidos, 1 aguacate, 3 cucharadas de aceite de oliva, 1 diente de ajo, medio limón, una cucharita de chile seco en polvo, sal y pimienta blanca.

Cómo hacer el humus de aguacate

Empezamos por moler los garbanzos cocidos con el diente de ajo y una cucharada de aceite de oliva en un procesador de alimentos o una licuadora. Cuando hayamos obtenido la consistencia de un puré fino, lo sazonamos con las especies y un poquito de pimienta. Pelamos el aguacate, le retiramos el hueso y lo cortamos en trozos.

Humus

Agregamos ahora el aguacate y la segunda cucharada de aceite al puré de garbanzos y volvemos a moler todo en el procesador de alimentos o licuadora por un minuto. Enseguida añadimos el jugo de limón, el chile seco en polvo y ajustamos el sazón con un poco de sal de ser necesario.

Volvemos a moler por unos 10 a 20 segundos. Al momento de servir, rociamos la tercera cucharada de aceite de oliva sobre el hummus de aguacate y espolvoreamos un poquito más de chile si lo queremos un pelín más picoso.

Tiempo de elaboración | 20 minutos
Dificultad | Fácil

Degustación

El hummus de aguacate es perfecto para compartir a la hora del aperitivo con unos trozos de pan tostado o unos totopos mexicanos de maíz. Por supuesto, también lo podrías servir como guarnición de un plato de carne asada o de un pescado blanco y sabrá igual de delicioso. Lo puedes preparar con anticipación y refrigerarlo en un recipiente con tapa por un día o dos como máximo.

Directo al Paladar | Cómo hacer un tradicional sopa de cebolla
Directo al Paladar | Pastelitos fritos de judías verdes. Receta

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos