Glovo se enfrenta a una nueva multa de más de 56 millones de euros por emplear a más falsos autónomos e inmigrantes irregulares

Glovo se enfrenta a una nueva multa de más de 56 millones de euros por emplear a más falsos autónomos e inmigrantes irregulares
Sin comentarios

La Inspección de Trabajo ha multado de nuevo a la compañía Glovo por irregularidades en la relación laboral que emplea con sus repartidores.

Según ha adelantado la cadena SER, esta nueva multa millonaria, que supera la los 56 millones de euros, no solo sanciona a la compañía por usar a riders como falsos autónomos, sino también porque muchos trabajadores comparten sus licencias con compañeros que ni siquiera tienen permisos de trabajo en España.

La millonaria multa se suma a otra gran sanción, de 79 millones de euros, que se impuso en septiembre a la compañía por incumplir la ley rider.

La suma de ambas sanciones deja a la empresa en una situación muy delicada, pues acumula una deuda con el Estado de más de 200 millones de euros.

Un agujero de más de 600 millones de euros

La llamada ley rider, aprobada en la primavera de 2021, estableció un periodo transitorio de tres meses para que las compañías con repartidores bajo la figura de falsos autónomos los dieran de alta como asalariados. Pero, según la Inspección de Trabajo, Glovo siguió teniendo a muchos de sus repartidores en las mismas condiciones: en total, 10.614 de los detectados con la actuación y unos 7.000 que se han detectado en la segunda.

El conflicto entre la cadena de delivery y la Inspección de Trabajo es enconado. Aunque pasa desapercibido entre tanto dinero, en la primera denuncia la Inspección sumó 2.500 euros a la multa por “obstrucción a la labor inspectora”.

Las multas podrían, incluso, acabar con Glovo, que no pasa por un buen momento en nuestro país. Aunque la compañía fue adquirida en verano por el gigante alemán del reparto Delivery Hero, la compañía disparó sus pérdidas en 2021 hasta los 474 millones, frente a los 83 millones perdidos un año antes. Si a esto sumamos los 200 millones que va a tener que pagar en multas, hablamos de un agujero de más de 600 millones de euros que podría, incluso, poner en duda la viabilidad de la empresa.

En DAP | Glovo pide permiso a Madrid para probar el primer reparto de comida a domicilio con robots de España

Temas
Inicio