Compartir
Publicidad
Publicidad

Albet i Noya Lignum Blanc 2006

Albet i Noya Lignum Blanc 2006
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando tengo que comprar un vino blanco que haya sido fermentado y criado en barrica, siempre tengo mis prevenciones y me asaltan las dudas: ¿estará la barrica bien integrada? ¿voy a beberme un tablón?

Y aun más si se trata de una añada reciente.

Pues bien, siguiendo las recomendaciones de Joan Nebot, uno de mis articulistas de vino de cabecera, me decidí a probar este Albet y Noya Lignum Blanc 2006.

No me arrepiento. Ni tampoco lo harán ustedes si lo prueban.

Albet i Noya es una bodega instalada en la población de Subirats, en el Penedès. Sus viñedos, unas 76 hectáreas, se hallan en el extremo oeste de la sierra del Ordal. Los suelos, son probres en materia orgánica y se asientan sobre un lecho de terreno calcáreo, con más o menos arcilla o arena según parcelas.

La vinificación en Albet i Noya es ecológica, esto es, limitan la utilización de sulfuroso al mínimo, no corrigen el vino químicamente, ni limpian la bodega con detergentes: solo agua caliente. En blancos, solo utilizan el sulfuroso en el defangado, utilizando en los tanques de fermentación técnicas de desalojo del oxígeno con gases inertes. No utilizan tampoco levaduras seleccionas, solo las naturales de la uva misma.

Su Albet i Noya Lignum Blanc 2006, lleva un cupage de Chardonnay y Sauvignon Blanc a partes iguales (o casi, dependiendo de la añada), de sus viñedos en las laderas del Ordal, de viticultura también ecológica. Vendimia a mano, fermentación en barrica nueva de roble francés y crianza de tres meses. Esas son sus credenciales.

Directo al Paladar | Albet i Noya Lignum Blanc 2006
Y aquí lo tenemos. De color amarillo con reflejos dorados. En nariz buena intensidad con notas de fruta madura; manzana, melocotón, flores blancas y jabón de marsella. A ratos, destellos de mineralidad afloran a la superficie. Notas calcáreas. El sauvignon no aparece por ningún lado. Ni la madera, a no ser por alguna ligera nota de mantequilla, pero muy bien integrada. A ciegas lo hubiera confundido con un Chablis. De añada cálida, por supuesto, y con unos añitos encima: un 2003 hubiera dicho. Pero eso ya son elucubraciones mías. Sigamos. En boca se muestra fresco, con la acidez moderada pero presente, con buen cuerpo y sin amargores, aunque con la fruta ligeramente sobremadurada. Largo y sabroso. Se disfruta. Sin duda.

Servido frío, a unos 10ºC, acompañó de buena gana a este arroz con cefalópodos en su tinta que tienen más abajo. Perfecto.

Albet i Noya Lignum Blanc 2006

Zona: DO Penedès / Subirats / Cataluña Variedades: 50% Chardonnay, 50% Sauvignon Blanc Graduación: 13% Alc. Precio: 5-7 euros Puntuación: 8

Más información | Albet i Noya En Directo al Paladar | Arroz negro con pulpitos y calamares en su tinta En Directo al Paladar | Arroz cremoso de espinacas con calamares

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos