Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Receta: buñuelos de viento

Receta: buñuelos de viento
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Terminamos nuestro paseo por la gastronomía de la Ribera del Duero con los postres. Típicos de la zona son, entre otros, los deliciosos buñuelos de viento, una delicada preparación dulce y esponjosa de los que os ofrecemos, a continuación, la receta.

masa de buñuelos al fuego

Ingredientes (para 40 buñuelos)

. Un cuarto de kilo de harina de trigo. . 60 gramos de mantequilla. . 50 gramos de azúcar para la masa y otros 50 gramos para espolvorear. . La ralladura de medio limón. . Seis huevos . Un poco de canela, si se quiere. . Medio litro de leche. . Un vaso pequeño de agua. . Una pizca de sal. . Una sartén mediana con abundante aceite de oliva.

añadiendo huevo a la masa de los buñuelos de viento

Preparación de la receta de buñuelos de viento

La preparación de la receta de los buñuelos de viento no es especialmente complicada, y el resultado es excepcional. Hay que poner especial cuidado en la realización de la masa, que resulte bien trabada trabajándola a fondo y en la fritura, para evitar que se quemen pero sí que queden hechos por dentro.

Comenzamos calentando en el fuego el agua, la leche, la mantequilla, el azúcar y la sal. Cuando lleguen a hervir se pone la harina, de golpe, y se sigue removiendo fuertemente hasta que la masa quede densa y se separe de la cazuela, como mostramos en la imagen.

Entonces la apartamos del fuego y la dejamos entibiar. A continuación añadiremos los huevos, removiendo bien con una cuchara de madera o un almirez, dejando que la masa los vaya incorporando poco a poco, uno a uno. Le pondremos también la ralladura de limón y, si se quiere, un poco de canela.

La masa debe dejarse enfriar un par de horas, y se quedará más dura y compacta pasado ese tiempo, lo suficiente para ir haciendo los buñuelos en bolas, con la mano o con cuchara.

Hay que calentar el aceite, muy abundante, en la sartén, sin que humee, debe estar en el punto justo, tibio, casi caliente, pero no demasiado.

Iremos poniendo los buñuelos uno a uno, con cuidado de no echar demasiados a la vez para no hacer disminuir la temperatura y que se pueda darles la vuelta con facilidad. Cuando estén doraditos se apartan del fuego y se colocan sobre papel para que pierdan el exceso de grasa.

buñuelos de viento, presentación

Presentación y degustación

Los buñuelos de viento se pueden tomar como postre o en la merienda. La presentación debe ser sencilla, cubiertos con azúcar, en una bandeja de postre, con o sin blonda o en un plato de cristal, donde lucen brillantemente.

Para acompañarlos se puede tomar cualquier bebida caliente o, si se gusta, un vino joven o un rosado de Denominación de Origen de la Ribera del Duero, que enaltece su dulce sabor y su textura delicada.

En Espacio Ribera del Duero | Experiencia en Ribera del Duero: Vendimiador por un día En Espacio Ribera del Duero | Diez comidas imprescindibles en la Ribera del Duero En Espacio Ribera del Duero | Experiencia Ribera : Vamos a despertar nuestros sentidos en Ribera del Duero

Publicidad

También te puede gustar

Inicio