Carne, fruta, verdura: 7 canapés con las mejores combinaciones para el queso que fascinó a los monjes de Bellelay

Carne, fruta, verdura: 7 canapés con las mejores combinaciones para el queso que fascinó a los monjes de Bellelay
Sin comentarios

Amantes como somos del picoteo, estos canapés variados con Tête de Moine AOP como denominador común se harán un hueco en nuestra mesa por derecho propio. Y es que la delicada presentación en forma de flores de este queso suizo lleno de sabor invita a elaborar canapés realmente espectaculares y sin ninguna dificultad.

Para su preparación, basta con un buen pan tostado, el queso recién raspado, como nos enseñaron a hacer los monjes del monasterio suizo de Bellelay donde nació el  Tête de Moine AOP hace casi nueve siglos, y… pocos ingredientes y elaboraciones más.

Sabor suizo y canapés españoles a la hora del picoteo

España comparte con Suiza el gusto por la comida informal y los platos compartidos. Es una forma de comer que invita a la elaboración de tablas de quesos, embutidos y canapés, y no solo como aperitivos, sino como un menú completo.

Hay ciertas diferencias entre nuestros canapés y los suizos, influenciados por la gastronomía germana y francesa. En Suiza es muy habitual emplear encurtidos y ensaladas vegetales con crema agria. También hay diferencias en los embutidos. La carne de los Grisones o salchichas de Morteau, habituales en el país centroeuropeo, se pueden sustituir aquí por chorizo ahumado, cecina o jamón.

Con todo, los quesos suizos se adaptan muy bien a nuestros gustos y cada vez son más populares en nuestra cocina. El Tête de Moine AOP es perfecto para esas cenas informales que tanto nos gustan: el picoteo a base de canapés y tapas.

La belleza de las flores que se forman tras raspar el queso con la peculiar girolle las hace perfectas para presentar unos canapés fríos ya montados. Raspa unas flores pequeñas para aquellos que se comen en un bocado y sorprende a tus invitados con otras grandes y frondosas, dando más vueltas con la girolle, para las tostadas más voluminosas.

Asimismo, este queso suizo resulta delicioso semifundido en canapés calientes. Ahora bien, lo ideal es servir los canapés calientes y aparte una bandeja con las flores de Tête de Moine AOP o bien la girolle para que cada comensal raspe al momento su flor y vea como se funde.

Tostada de saltimbocca de ternera con salvia y Tête de Moine AOP

Empezamos nuestro recorrido más práctico con propuestas de carne. Así, esta especialidad italiana, típica en Roma, resulta muy aromática gracias a la salvia, sedosa por la mantequilla y llena de sabor por el jamón y la ternera. Todos estos ingredientes armonizarán a las mil maravillas con el queso Tête de Moine AOP.

Se trata de una elaboración caliente, perfecta para realzar el queso a punto de fundirse, que funciona como plato principal. Como podéis ver en el vídeo, nuestra apuesta es prepararlo en modo informal, prescindiendo de cubiertos y sobre una rebanada de pan rústico tostado.

Una vuelta al clásico pan tumaca con jamón

Para crear un canapé o una tostada deliciosa y consistente no necesitarás más que unas rebanadas de pan, jamón si es de bellota mejor que mejor–, tomate y un queso suizo tan peculiar como el Tête de Moine AOP, fundente en la boca y con un aroma inigualable.

Es la cena ideal con amigos, lejos de protocolos y abierta a diferentes opciones. Puedes servir en la mesa todos los ingredientes por separado para que sean los comensales quienes vayan montando su pan tumaca. También es posible apostar por otros embutidos, como fuet, chorizo o jamón de pato, y llevar al centro de la mesa la girolle para ir raspando las flores durante la degustación y que cada cual consiga el grosor que más le guste.

Tartaletas de Tête de Moine AOP y salmón ahumado

Avanzamos en nuestro particular picoteo con el espectacular queso Tête de Moine AOP como ingrediente estrella, ahora, haciendo un guiño al pescado, especialmente a los ahumados.

En este caso, se trata un canapé perfecto a la hora del aperitivo. Por eso, lo ideal es servirlo ya preparado.

Mezcla en un bol cuatro lonchas de salmón ahumado bien picado con dos cucharadas de crema agria (puedes sustituirla por queso crema). Añade ralladura de limón y cebollino y eneldo frescos picados. Rellena con esta mezcla las tartaletas y adorna con unas tiras de salmón ahumado y una generosa flor de queso suizo.

Si deseas hacer la masa de las tartaletas, aquí tienes la receta completa.

Tostadas de pan rústico con tomate, tirabeques y flores de queso

Tostadas Pan Pueblo Con Tomates Tirabeques Tete De Moine
Interprofession Tête de Moine

Como apuesta vegetal, os sugerimos esta tostada que se sirve templada para potenciar la capacidad fundente en la boca del queso. En una rebanada de pan rústico de buen tamaño, será un primer plato ideal a la hora de comer o una cena ligera de verano.

Para elaborarla, pica en dados un tomate rojo bien maduro y otro amarillo. Aliña en un bol con sal y aceite de oliva virgen extra. Tuesta unas rebanadas de pan rústico y, por otro lado, saltea en una sartén unos tirabeques durante dos minutos. Si lo prefieres, también los puedes escaldar, lo importante es que sean tan tiernos y frágiles que no tengas que cocinarlos más de dos minutos.

Para montar las tostadas, pon un poco de tomate sobre el pan, cubre con unos tirabeques y dale el toque artístico con unas hojas de albahaca y las flores de Tête de Moine AOP.

Canapés de pesto de remolacha y unos delicados pétalos de la joya suiza

Estos canapés son una explosión de color, pero también de sabor. El acento a tierra de la remolacha es un gran compañero para un queso marcado por el forraje de los valles alpinos con el que se alimentan las vacas. ¡Haz la prueba!

Se trata de un bocado muy elegante, perfecto para una mesa de celebración, como entrante. Para elaborarlo, parte en trozos una remolacha cocida y ponla en el vaso de la batidora junto a un puñado de piñones. Añade un pellizco de sal y un buen chorro de aceite de oliva virgen extra. Tritura hasta obtener la consistencia de una pasta espesa.

Extiende una buena cantidad de pesto de remolacha sobre las tostadas, crackers o galletitas que hayas elegido. Pon unos piñones por encima y unos pétalos de Tête de Moine AOP. Lo ideal es colocar una flor pequeña para seducir a tus invitados con ese contraste de color entre el amarillo pajizo del queso y el granate de la remolacha.

Originales crostinis de tartar vegetal

Crostini Tartar Vegetal Tete De Moine Aop
Interprofession Tête de Moine AOP.

Esta original ensalada vegetal aporta toques dulces y picantes que acompañarán perfectamente a las flores de queso y sorprenderán a los comensales. Se trata de un canapé frío y vegetal, excelente para una cena sin informal con más platos de picoteo. Ayudará a aligerar la comida si hay elaboraciones más pesadas, por ejemplo, de embutidos.

Para hacer el tartar, pica colinabo, zanahoria, cebolleta, apio y manzana. Parte en láminas finas 3 rabanitos. Mézclalo todo en un bol con queso cremoso y aliña con sal, pimienta negra y zumo de limón.

Monta tus crostinis colocando una generosa cantidad de la mezcla de queso cremoso con verduras sobre el pan. Termina con una o dos flores de Tête de Moine AOP de buen tamaño, haciendo presión sobre la girolle al raspar el queso, y sirve inmediatamente. Si te gustan los juegos cromáticos, pon una hoja de perejil rizado para que el amarillo pajizo del queso suizo resalte aún más.

Galletas saladas con confitura y queso suizo Tête de Moine AOP

El queso Tête de Moine AOP, con denominación de origen protegida desde hace dos décadas, tiene un sabor intenso y muy particular gracias a los pastos de la región de la Jura bernés donde se alimentan unas vacas a las que no se les han aplicado hormonas ni antibióticos en su crianza. Su leche fresca y natural es con la que se elabora este queso de forma totalmente artesanal y sin aditivos químicos.

Esto, junto a la peculiar forma de raspado para obtener las flores, única en el mundo, potencia sus aromas, haciéndolo ideal como aperitivo y coronación de canapés sencillos. Y también combina de forma sobresaliente con los bocados más dulces. Prueba una sencilla mezcla de crackers o galletas saladas con la confitura de frutas que más te guste y corona con una seductora flor de queso.

Galletas Saladas Con Confitura Y Tete De Moine Aop
iStock.

Por nuestra parte, te proponemos emplear una mermelada de frutos rojos, como frambuesas, moras o arándanos que, además de armonizar estupendamente, crearán un efecto de color muy atractivo.

Esta bandeja de galletas saladas con mermelada y Tête de Moine AOP puede ayudar a crear un irresistible contraste junto a otros canapés salados, pero también constituye una excelente idea de postre.

Imágenes| Quesos de Suiza, Interprofession Tête de Moine AOP, iStock/laperla_foto

Franja Tetedemoineaop
Inicio