Las uvas de Nochevieja: el origen de la tradición

Sigue a Directo al Paladar

El origen de la tradición de las uvas de nochevieja - 1

Las tradiciones siempre han despertado mucha curiosidad en mí, porque está claro que su comienzo no se extiende al inicio de los tiempos, por mucho que haya quien así se empeñe. Por cuestiones lógicas, lo que me intriga estos días es el origen de la tradición de las uvas de Nochevieja.

La versión corta de la historia, y la que es vox populi, es que se trata de una tradición promovida en 1909 por agricultores de Alicante y Murcia, deseosos de colocar el excedente de uvas que habían sufrido ese año debido a una buena cosecha. Sin embargo, y aunque esta historia tiene algo de verdad, su origen se remonta a algunos años antes.

Si entendemos la tradición de las uvas de Nochevieja como aquella que consiste en tomarse doce uvas en la Puerta del Sol a las 12 de la noche del 31 de diciembre, el primer testimonio escrito que la constata es de la prensa madrileña en enero de 1897, donde se comenta que “Es costumbre madrileña comer doce uvas al dar las doce horas en el reloj que separa el año saliente del entrante”, lo cual quiere decir que al menos en 1896 así se hizo, y probablemente algún año atrás.

La explicación plausible de por qué alguien decidió que era buena idea pasar frío la última noche del año esperando que un reloj diera las 12 campanadas para atragantarse con una docena de uvas tiene su miga. Resulta que en 1882 el alcalde de Madrid, José Abascal y Carredano, decidió imponer una tasa de un duro a todos aquellos que quisieran salir a recibir a los Reyes Magos la noche del día 5 de enero. El fin de esta otra tradición no era tal —no confundir con la cabalgata de Reyes— sino más bien el de pasar una noche de fiesta, borrachera y armando jaleo.

El origen de la tradición de las uvas de nochevieja - 2 Imagino que los pioneros no pensaron que acabarían provocando semejantes aglomeraciones

Así, privados los madrileños de esta noche de farra —salvo para aquellos que dispusieran de tal fortuna— algunos se animaron a celebrar la Nochevieja en la Puerta del Sol, comiendo uvas con las campanadas, tal vez como protesta o como mofa de la tradición burguesa de comer uvas y champán en la cena de Nochevieja, una tradición que reflejan los periódicos de la época y que dicen importada de Francia y Alemania.

Este comportamiento se extendió y popularizó rápidamente en la capital, hasta el punto de que en 1897 los comerciantes de la ciudad ya publicitaban las uvas de la suerte, y en poco años se conocía en lugares tan lejanos como Tenerife. Ahí es donde entran nuestros agricultores levantinos del principio, que aprovechando su excedente de producción de 1909, realizaron una campaña para promulgar y potenciar la costumbre por todo el país, y así poder colocar su mercancía.

Está claro que les salió bien, y hoy pocos son los que no dan la bienvenida al Año Nuevo con 12 uvas en la mano para ir comiéndolas al son de cada campanada, o al menos intentándolo. La superstición dice que da buena suerte, aunque peor suerte es atragantarse por intentar comérselas todas a tiempo.

También conviene saber que las uvas de Nochevieja es una tradición exclusivamente hispana, que también se exportó a otros países hispanoamericanos como México, Venezuela, Argentina, Ecuador, Perú, Chile, Colombia. En otros lugares no se toma nada con la uvas —fijaos si no lo aburridas que son las Nocheviejas norteamericanas— y en algunos, como Italia, es tradición tomar un plato de sopa de lentejas durante la cena, una tradición romana que nos dará fortuna en el nuevo año.

Imágenes | Laura Suárez y Pierre Rocke Castell en Flickr
En Directo al Paladar | Costumbres, tradiciones y supersticiones de Nochevieja

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios