Compartir
Publicidad

Vijazz 2012, un maridaje perfecto entre vino y jazz

Vijazz 2012, un maridaje perfecto entre vino y jazz
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Siendo el universo del vino tan amplio y complejo, no desaprovecho ninguna ocasión para pasearme por ferias de vino, para probar y conocer más sobre este mundo. Así que el fin de semana reuní fuerzas y me planté en el festival Vijazz de Vilafranca del Penedès para intentar catar alguno de los 300 vinos y cavas que presentaban 45 bodegas de esta zona vinícola catalana.

Con la compra de un ticket tenías derecho a tres catas, un asiento en un concierto de jazz y una estupenda copa Riedel que podía colgarse del cuello, cosa que no hicimos, ¿se puede pedir más?. Pués sí, el festival ofrecía una amplia lista de actividades paralelas como visitas a bodegas, catas específicas y conferencias como a la que acudimos sobre el maridaje de vinos blancos y queso, por no hablar de los conciertos gratuitos dados por primeras figuras del panorama del jazz.

Desde el primer momento, decidimos decantarnos por la cata de los vinos en vez de espumosos que es por lo que es conocido mundialmente el Penedès. Llegamos el viernes por la tarde, catamos sobretodo vinos blancos elaborados con una de las uvas autóctonas dominante, el xarel.lo. Dentro de los vinos blancos que nos gustaron cabe mencionar un Más Rodó Macabeo, un vino blanco envejecido en barrica de una bodega muy joven que elabora vinos monovarietales y que tiene un vino de una variedad autóctona poco conocida como la uva montonega.

vijazzmercat

Para finalizar el día, no podíamos perdernos unos de los fantásticos conciertos que programa este festival y nos acercamos al concierto que ofreció el entrañable Al Jarreau en un escenario montado en mitad de una plaza rodeada de edificios góticos como la basílica de Santa María iluminada de púrpura que ponía un toque onírico a la actuación.

El sábado volvimos. Desayunamos en un café emblemático de esta ciudad, "El coro", bajo las arcadas de la plaza porticada de la ciudad y después deambulamos entre las paradas del mercado de fruta y verdura que invaden el precioso casco antiguo de esta población esperando que volvieran a abrir las casetas de la fería.

Aprovechamos que estábamos en Vilafranca para probar especialidades locales dulces como las famosas catanias, unas almendras recubiertas de caramelo y chocolate amargo, y un peculiar pastel llamado "frufrú" con un base de hojaldre que recubre un bizcocho aromatizado con un frutas escarchados y glaseado, toda una curiosidad.

vijazz-3

Sólo abrir las casetas, ya estábamos allí para evitar la avalancha de público que acude a la feria. Esta vez probamos algunos rosados diferentes como el Radix de Parés Baltà de syrah o el summoll rosado de Pardas, así como un tinto de la misma bodega, Collita Roja, excelente.

Aunque es una feria vinícola más popular que profesional, el balance final es muy positivo y si uno es amante del jazz y del vino ésta es una cita ineludible para conocer mejor los vinos y espumosos D.O.Penedès, y poder gozar al mismo tiempo, del mejor jazz.

Más información | Vijazz En Directo al Paladar | Eating Gijón, la gastronomía española se reúne en el Norte En Directo al Paladar | Cinegourland, un festival de cine y gastronomía

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos