100 formas de abrir un botellín de cerveza

Síguenos

Verano. Playa. Calor. Cerveza. Abridor ¿Dónde está el abridor? ¿Nadie ha cogido el abridor? ¿Y ahora cómo abrimos las cervezas? Fácil, aquí tenéis 100 formas de abrir un botellín de cerveza. Bueno, en realidad son 65 (sí, las he contado) pero me vais a permitir la inexactidud como una licencia poética, que el titular queda mucho más atractivo.

No han sido pocas las veces en las que me he visto en la tesitura de tener que abrir un botellín de cerveza sin disponer de un abridor. Es una de esas situaciones en las que la necesidad agudiza el ingenio, y al final lo conseguía, aunque fuera por mis narices, pero hubiera agradecido un vídeo tan ilustrativo como este.

Es cierto que muchas de las técnicas que utilizan para abrir las cervezas tienen desastrosas y espumosas consecuencias, incluso en ocasiones la botella queda seriamente perjudicada. La que más he usado yo es la de abrir una cerveza con una navaja o con otra cerveza, aunque sin duda la que más me ha fascinado es la de abrirla con el brazo, o mejor aún, con el ombligo.

Con el tiempo, después de tropezar muchas veces con la misma piedra, aprendí que lo mejor era llevar siempre un abridor encima. En unas vacaciones en Alemania, cambié mi llavero por uno con abridor incorporado, así ya nunca más me he visto en tan delicada encrucijada, en la que un trozo de metal irreductible te separa de tan ansiado néctar.

Vídeo | Bottle Cap Blues en Vimeo
En Directo al Paladar | Barriles de cerveza ¿Merecen la pena?
En Directo al Paladar | Cata de cerveza japonesa Kirin Ichiban

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios