Sigue a Directo al Paladar

se-01.jpeg

Especialmente importante es estar atento al punto de cocción en esta receta.
Se ha de hacer muy suave, y como guarnición recomiendo saltear unos pimientos del piquillo y, quizá y para los muy amantes del ajo, unos chips.

Ingredientes para cuatro personas

1 Kilo de lomos de bacalao con su piel, 2 cabezas de ajos y aceite de oliva

Preparación

Se pone a desalar el bacalao la noche anterior y se le procura cambiar el agua dos o tres veces durante el proceso.
Se pone abundante aceite y se fríen los ajos enteros, pelados y con una pequeña raja sólamente.
A continuación se reservan los ajos y se añaden los lomos de bacalao con la piel hacia abajo . Antes hemos dejado que se temple el aceite (hasta que casi podamos meter el dedo sin abrasarse).

El aceite ha de cubrir totalmente el bacalao, que se hará a fuego muy lento (para los que tengan instrumentos sofisticados, a unos 80º) durante unos veinte minutos.

Seguidamente se le quita el aceite dejándo muy poco en el cazo en el que hemos confitado el bacalao y se va rotando la sartén muy despacio para que el pescado vaya soltando la gelatina. Se añade poco a poco aceite como si de una mayonesa se tratara y cuando vemos que ya está la gelatina, se puede servir.

El plato es delicado de hacer por el toque final de la gelatina (que no es imprescindible) y porque si nos pasamos guisando el pescado el bacalao nos quedará seco y no muy atractivo, pero una vez cogido el punto, es muy fácil y muy rico. Buen provecho…

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios