Sigue a Directo al Paladar

Beer Belly

¡Mira qué tripa tiene ese (o esa, que también las hay), seguro que se pone tibio de cerveza! Seguro que todos hemos oído o hemos dicho alguna vez esta expresión. Pero, ¿qué hay de cierto en ella? Es decir, la tripa cervecera es un mito o es una realidad. Como siempre lo mejor que podemos hacer es recurrir a la ciencia y ver qué nos dice.

Antes de ver los datos, pongámonos de acuerdo en qué entendemos por tripa cervecera y el mito. Nos referimos al hecho de que aquellos que toman mucha cerveza, sufren el efecto de tener más tripa. Es decir, queremos ver si hay una correlación entre el consumo de cerveza y la circunferencia de la cintura. Pues bien, eso es justo lo que los señores Schütze M, Schulz M, Steffen A, Bergmann MM, Kroke A, Lissner L, Boeing H, que como no podía ser de otra forma son todos (creo) alemanes, trataron de averiguar en un estudio titualo Beer consumption and the ‘beer belly’: scientific basis or common belief?.

Breve nota nutricional sobre la cerveza

La cerveza, nutricionalmente hablando, se compone principalmente de agua, carbohidratos, proteínas y alcohol, en proporciones variables según el tipo, fermentación, etc… Por simplificar, una lata de cerveza normal, tiene unas 150 Cal (recordad las relaciones energéticas nutricionales) que es un 8% aproximado de las necesidades diarias de energía. Como nota curiosa cubre un 5% de las necesidades de potasio diarias, y tiene un contenido apreciable de niacina o ácido fólico. Su índice glucémico, por ejemplo, es muy bajo.

Comento todo esto, porque antes de descartar cualquier alimento, también hay que ser consciente de sus propiedades y posibles beneficios.

El estudio

El estudio analizó a más de 7000 hombres y a unas 13000 mujeres para tratar de determinar si realmente existía esta correlación. Se anotaron sus hábitos alimenticios, pero sobre todo, se clasificó a ambos sexos en función de la cantidad de cerveza que ingerían por día. Por simplificar, se hicieron grupos que iban desde cero cervezas al día, hasta más de un litro.

Latas Cerveza

Quizá os parezca que un litro o más es una barbaridad, pero hay que tener en cuenta que en Alemania se consumen, 107 litros de cerveza por persona y año. O lo que es lo mismo, cada alemán (niños, ancianos, etc…) consumirían una latita de cerveza al día. Obviamente, ni niños ni muchos otros lo hacen, así que podéis suponer que hay un buen grupo que se toma las latitas de los demás. Por cierto, que el país más cervecero del mundo por consumo persona y año es… (no vale mirar la wikipedia).

Nosotros, ocupamos un “modesto” lugar 22 pero con un dato curioso. En consumo total de litros por país estamos en el 9º lugar, ¿cómo puede ser esto? ¿Alguna hipótesis? Yo tengo una, a ver si coincidimos.

Los resultados

Pues bien, que en Alemania beben mucha birra, como ya sabíamos todos. Hasta aquí nada nuevo. Lo curioso viene ahora…

Para las mujeres, atención, no se encontró correlación entre el consumo de cerveza y la circunferencia de la tripa (sorpresa, sorpresa). Es más, ¡aquellas que bebían menos cerveza, tenían más tripa! Ojo, que no hemos dicho nada de la circunferencia de las caderas. Volveremos sobre esto.

Para los hombres, sí que se encontró una correlación directa entre el consumo de cerveza y el tamaño del panza. Es decir, todo parece indicar que el mito de la tripa cervecera se confirma. Pues no, resulta que cuando se añadía también el diámetro de las caderas, el efecto desaparece.

Eso sí, tanto en hombres como en mujeres sí que se encontró una correlación positiva entre el mayor consumo de cerveza y un mayor peso. Está claro, que si consumes más de un litro de cerveza por día, estás ingiriendo 430 Calorías, un 20% de lo que necesitaría una persona normal. A poco que te pases con otras comidas…

Conclusiones

Es decir, que a más cerveza más peso y también más barriga y también más caderas. O como dice el propio estudio es sus conclusiones:

Beer consumption leads to WC gain, which is closely related to concurrent overall weight gain. This study does not support the common belief of a site-specific effect of beer on the abdomen, the beer belly.

Vamos que si tomas mucha cerveza tendrás más tripa y más culo, y que la cerveza engorda, de la misma forma que haría otra bebida calórica. El exceso de energía acabará siendo grasa, y dónde se acumule dependerá más de nuestra genética. Es decir, de media los hombres tendrán más grasa en la tripa y algo menos en el culo (pero también) y las mujeres al revés.

Por supuesto a este estudio le falta complementarse con hábitos deportivos o controles de nutrición más estrictos, pero básicamente y dado el elevado número de participantes, viene a desmentir el hecho de que consumir cerveza provoca por sí sola, que se tenga más barriga.

Imagen | Por the__photographer, Por Greencolander

En Directo al Paladar | ¿Por qúe la llaman cerveza cuando quieren decir…?
En Directo al Paladar | Barriles de cerveza ¿Merecen la pena?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario