Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Un caldo de Navidad bien hecho necesita su tiempo. Cómo hacerlo perfecto

Un caldo de Navidad bien hecho necesita su tiempo. Cómo hacerlo perfecto
1 Comentarios
Publicidad

La memoria no sólo se encuentra en nuestro cerebro, también se encuentra en el olfato. En muchas ocasiones aspiramos, olemos y automáticamente nos teletransportamos a un momento de nuestra vida. La Navidad tiene olores. A cada uno la Navidad le huele a muchas cosas: nieve, chimenea, asado, cochinillo, guirlache, castañas asadas, turrón...y a sopa, consomé o caldo de Navidad.

El caldo es uno de los platos más ancestrales que consume el ser humano, un plato que antiguamente, fueras rico o fueras pobre, se consumía en todos los hogares. Y el caldo sigue muy presente en nuestra tradición culinaria y sobre todo, en nuestra tradición culinaria navideña y si no... ¿en cuántos hogares es el consomé o caldo de Navidad el que abre las comidas?

El caldo bien hecho requiere de su chup chup, de su largo cocinado a bajas temperaturas, por lo que es una receta perfecta para cocinar en una olla Crock-Pot.

Ingredientes para 4-6 personas

  • 1 punta de jamón, 1/4 de gallina, 1 hueso de caña de ternera, 1 trozo de ternera, 1 hueso blanco salado, 1 rama de apio, 3 zanahorias, 1 puerro, 1 nabo

Preparación

Lavamos el apio. Pelamos las zanahorias y el apio. Limpiamos el puerro. Partimos por la mitad o en cuartos todas las verduras y colocamos en el fondo de la olla de cocción lenta Crock-Pot.

Sobre las verduras, las carnes: el jamón, gallina, ternera y huesos.

Cubrimos de agua y cocinamos durante 12 horas en ALTA.

Colamos a través de una gasa o malla para eliminar las impurezas y si lo vamos a degustar en breve, podemos volver a verter dentro de la Crock-Pot en la función WARM (mantener caliente). Si no lo vamos a consumir en las siguientes horas, dejamos enfriar y refrigeramos.

El caldo de Navidad es una receta muy tradicional. Cuanto más secos estén los huesos e incluso el jamón, más sabor dará al agua que añadimos y por tanto, más intensidad al resultado final del caldo. Añadir verduras ayudará a desgrasar el caldo y si bien es una buena idea utilizar aquellas restos de verduras que tenemos sueltos por la nevera, hay que comprobar que estén en buen grado de conservación. Debemos desechar las verduras que estén podridas o pueden arruinarnos el caldo.

Los caldos de carnes, al contrario que los de pescado, tienen sus mejores resultados con cocciones a bajas temperaturas durante muchas horas, por lo que su cocinado en la Crock-Pot tiene el éxito garantizado.

Y sobre todo, recuerda que si te ha sobrado caldo se puede congelar perfectamente y disfrutar otro día.

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados
Inicio
Inicio

Ver más artículos