Compartir
Publicidad
Publicidad

Arzuaga y Gorgonzola, una pareja bien avenida

Arzuaga y Gorgonzola, una pareja bien avenida
Guardar
10 Comentarios
Publicidad

A menudo me doy un homenaje, descorcho un buen tinto, templo un gran queso, buena música, buena compañía y una grata conversación, y es que hay que cuidarse…

En este caso el vino ha sido un Arzaga, crianza del 05, todo un Ribera del Duero, de las prestigiosas bodegas Arzuaga- Navarro, con un 95% de tinta del país y un resto de merlot y cabernet.

Este elegante vino, con un rotundo y embriagador aroma, de atractivo color granate guinda y un casi imperceptible marrón añoso, resulta ligero en boca, algo líquido ( de trago largo que le llaman los expertos), elegante, con alto velo alcohólico, un vino para degustar con quesos fuertes, como el gorgonzola, ya que los realza respetando su carácter.

El Gorgonzola con el que he acompañado este vino, es un queso azul, de leche de vaca, italiano, tradicionalmente de fermentación láctica, con penicillium azul, de gran cremosidad.

Si observáis la foto, veréis que el moho (penicillium) dibuja líneas rectas, esto es debido a que se le inyecta, una vez cuajado y antes de la cura, pues es la única manera de que lo adquiera.

En casa, a este queso Gorgonzola lo llamamos “el queso golosina”, si lo conocéis sabréis porqué, es delicioso y difícil de dejar de comer. En crudo combina muy bien con pan tostado y ensalada verde con rúcula y nueces, en caliente es exquisito fundido sobre un buen medallón de ternera a la brasa, en cualquier caso su compañía perfecta es un tinto suave, afrutado, elegante pero con carácter tranquilo como el Arzuaga que os presento.

¡A disfrutar, que son dos días!

En Directo al Paladar | El gorgonzola, para los amantes del queso azul
En Directo al Paladar | Receta de quesos a la plancha, scamorza, provolone y cabra
En Directo al Paladar | Receta de solomo de ternera con salmón ahumado en salsa de cabrales

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos