Compartir
Publicidad

Cuando creíamos que estaba todo inventado, el donut se fusiona con los macarons

Cuando creíamos que estaba todo inventado, el donut se fusiona con los macarons
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguimos con los postres fusión, una tendencia que parece lejos de agotarse entre los pasteleros más avispados de todo el mundo. El último mestizaje dulce lo vimos hace poco al hacernos eco de la creciente popularidad del chimney cake, y hoy nos detenemos en otra novedad que vuelve a incluir al famoso bollo con forma de rosquilla, el Donut Macaron. ¿Macadonut?

Esta golosa tentación es obra de François Payard, francés nacido en Niza en una familia de varias generaciones de pasteleros. Payard es hoy el reconocido chef al frente de las pastelerías y tiendas que ha establecido por Estados Unidos con su mismo nombre. Su trabajo goza de gran prestigio y sus creaciones dulces son muy demandadas, especialmente por llevar la tradición de alta pastelería francesa al país americano.

Donut Macaron2

Si hay un dulce francés que sigue hoy teniendo fama mundial, es sin duda el macaron. Quizá algo sobredimensionado -no es, ni de lejos, de mis favoritos-, es una elaboración compleja, delicada, que transmite esa elegancia y ese algo chic que asociamos a la pastelería francesa. Su receta base permite jugar con los sabores y decoraciones, algo que aprovechan los grandes pasteleros para lanzar sus propios macarons de autor.

Payard ha querido ir un paso más allá fusionando el macaron con otro de los dulces más apreciados por los estadounidenses, el donut. Puede parecer un poco raro pensar en la unión de dos dulces tan diferentes, pero el francés ha demostrado su experiencia y talento lanzando un postre que ya causa furor en Nueva York. El Donut Macaron vio la luz a principios de marzo con motivo del Día del Macaron, y ahora se vende sólo durante los fines de semana.

Consiste en una base de masa de donut, convenientemente teñida con colorantes, sobre la que se coloca un relleno de crema y se culmina con una “tapa” de macaron, en forma de rosco, del mismo tono rosado y decorada con sprinkles de colores. Debe ser un bocado curioso, con una mezcla de texturas tiernas y crujientes, y sin duda, muy dulce.

Tras muchos años de experiencia elaborando macarons de alta calidad para sus clientes en Estados Unidos, Payard afirma que ha querido demostrar la versatilidad del dulce francés uniéndolo al icónico bollo americano. Parece que tienen mucho éxito, aunque por el momento son un producto muy limitado. Quien quiera probar el Donut Macaron tendrá que acercarse a uno de sus locales en Nueva York. ¿Valdrá realmente la pena?

Más información | François Payard
En Directo al Paladar | Llega el chimney cake, el último grito en cocina fusión
En Directo al Paladar | Continúa la moda de fusionar postres: el cronut deja paso al wonut, el gofre-donut

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio