Compartir
Publicidad

La cafetera italiana cumple 80 años

La cafetera italiana cumple 80 años
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La cafetera italiana cumple 80 años, y quien lo diría, porque aunque las nuevas cafeteras monodosis vienen a hacerle competencia, la también conocida como cafetera moka o macchinetta sigue siendo la forma más barata y sencilla de preparar un buen espresso.

Desde que en 1933 la inventara el italiano Alfonso Bialetti --aunque la patentó Luigi de Ponti en su nombre-- muchas son las marcas que han sacado sus imitaciones o versiones, pero la original siempre será la de Bialetti con su Omino coi Baffi (hombrecillo con bigote) serigrafiado en uno de los laterales.

La cafetera italiana se inspiró en una lavadora

Cafetera italiana - 2

Aunque parezca increíble, el diseño de la cafetera italiana se inspiró en el de una lavadora primitiva conocida como "lisciveuse", una especie de olla gigante en la que se calentaba el agua junto con la ropa y el jabón. Esa olla tenía también una pipeta en el centro que hacía que, al hervir el agua, ésta subiera por la pipeta vertiendo el jabón de nuevo sobre la ropa en lo que podríamos llamar un ciclo de lavado.

Viendo a su mujer hacer la colada con este aparato, a Alfonso Bialetti se le encendió la bombilla, y pensó que un sistema similar sería ideal para elaborar café utilizando el vapor de agua sin tener que recurrir a un costoso sistema de presión. Bastaría calentar un poco de agua en un recipiente y forzar el vapor a pasar por el café a través de una pipeta y llevarlo a un recipiente situado en la parte superior.

Cafetera italiana - 3

Así nació la moka express, que nosotros conocemos como cafetera italiana, y que con su sencilla fabricación, precio asequible, facilidad de uso y gran variedad de tamaños en función de las tazas deseadas, revolucionó la forma de hacer café en casa, siendo probablemente el tipo de cafetera más utilizado en toda Europa y, especialmente, en los países mediterráneos.

Funcionamiento de la cafetera italiana

Seguro que muchos de vosotros habéis preparado un café en una cafetera italiana, o al menos se lo habéis visto hacer a vuestros padres. Esta cafetera, originalmente con cuerpo de aluminio y asa de baquelita, aunque ahora se fabrica en una aleación de acero, se compone de tres partes diferenciadas.

Cafetera italiana - 4

En la parte inferior, con forma de tronco de pirámide de base octogonal, se sitúa la cámara del agua, que deberemos rellenar hasta la válvula de seguridad, que es la responsable de liberar el vapor de agua en caso de que el filtro de café esté obstruido. La parte superior tiene una forma similar, solo que invertida, con asa, tapa y una boquilla para verter el café. Ambas se enroscan fuertemente para evitar la pérdida de presión, pero antes debemos situar entre ambas el filtro de metal con forma de embudo, que es donde pondremos el café molido.

Una vez completado este proceso, debemos colocar la cafetera sobre una fuente de calor. A medida que se calienta el agua, el vapor generado alcanzará la suficiente presión como para forzar al resto del agua de la cámara inferior a pasar por el embudo que contiene el café camino de la cámara superior. Cuando ya no quede casi agua en la parte inferior, el vapor se mezclará con el agua y comenzará a borbotear, momento en el cual deberemos retirar la cafetera del fuego, si bien los expertos recomiendan que lo ideal sería retirar la cafetera justo antes de que burbujee.

Cafetera italiana - 5

Además de este interesante pero difícil de ejecutar consejo, el sabor del café preparado con la cafetera italiana depende mucho del grano del café, de su nivel de tostado, de la finura del molido, del nivel de calor utilizado y, también, de cuánto lo hayamos apretado en el filtro, siendo más fuerte sus sabor cuanto más café pongamos y más lo compactemos.

También es interesante saber que al ser una cafetera espresso (aunque de baja presión), y alcanzarse temperaturas superiores a 100ºC en el interior, se extrae una mayor cantidad de aceite del café, por lo que el resultado es un café con mayor sabor y cuerpo que el de las cafeteras por goteo, aunque no con más cafeína.

En fin, no queda más que desearle feliz cumpleaños a la cafetera italiana y esperar que siga gozando de una salud de hierro como hasta ahora. Esperemos que las cafeteras monodosis no la destierren de nuestras vidas, aunque lo dudo mucho.

Imágenes | Compradicción, Wikimedia Commons, Giuseppe Zeta, Dan late ku, Boon Chew Más información | Bialetti En Directo al Paladar | Los hermanos Roca utilizarán el sifón japonés para hacer café En Directo al Paladar | Nespresso versus Marcilla, comparativa de cápsulas de café

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio