Compartir
Publicidad
Publicidad

Adolescentes y vino

Adolescentes y vino
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

No es mi costumbre publicar una nota de prensa "tal cual" la redacta la organización que la emite, pero en este caso voy a hacer una excepción. Se trata de las puntualizaciones que hace la la Federación Española del Vino al artículo aparecido el 31 de mayo de 2006 en el Diario ABC: “La mitad de los adolescentes aseguran que sus padres les dejan beber alcohol". Sobre ese artículo la FEV dice lo siguiente:

  •   De acuerdo con estudios sociológicos recientes, el vino, y con él los espumosos y cavas, no es un producto que sea consumido de forma habitual y frecuente por los jóvenes españoles. De acuerdo con el análisis realizado por la empresa Synovate en octubre del pasado año para la FEV, los consumidores habituales de vino entre los 18 y los 25 años son apenas un 8%.
    
  •   Coincide, además, que el consumo de vino en España viene descendiendo de forma sostenida en los últimos años, pasándose de los 47 litros por persona y año de 1.987 a los 27 litros per cápita en 2005. El consumo per cápita de los vinos espumosos y cavas durante 2005 fue de apenas 1,12 litros.
    
  •   En el mismo estudio mencionado anteriormente sobre “Jóvenes y Vino  en España” realizado por la empresa Synovate, los jóvenes se inician en el vino en un entorno familiar, vigilado y controlado, y en el contexto de celebraciones. Esto significa que el consumo esporádico del vino que realizan los jóvenes españoles está vinculado a la celebración familiar, excluyéndolo de su consumo habitual y de las reuniones juveniles.
    
  •   Por todos estos datos, la FEV entiende que no deben vincularse el vino y el cava con el problema social que supone el consumo abusivo de alcohol entre los jóvenes. Bien al contrario, todo el sector relacionado con el vino español apoya que las mismas pautas de moderación y consumo controlado y en familia, dentro de una dieta equilibrada, que se dan en el vino puedan servir de ejemplo frente a otros desordenes y consumos abusivos. 
    

¿Tenéis una opinión formada al respecto? Yo creo que no se puede echar la culpa al vino de el fenómeno del botellón, como tampoco habría que echárselo a cualquier otra bebida, pero tampoco se puede evadir el problema. En los botellones y "fiestas" similares sí se consume un tipo de vino: "el malo" y mezclado generalmente con bebidas de cola, pero hablamos de vino. No creo que haya que estigmatizar el alcohol, pero falta mucha labor de educación. Y por otro lado, aunque las tendencias van en la buena línea: ¿no se produce aún demasiado vino malo y barato?

Vía | Federación Española del Vino

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos