Esta sección y sus contenidos han sido contratados específicamente por la marca que se menciona Volver a Directo al Paladar.com

Kaiku sin lactosa

descripción del destacado 1

Consejos para preparar nuestro cuerpo de cara al otoño

2 comentarios

Preparar el cuerpo para el otoño

Ya estamos acercándonos a la mitad de mes, no querríamos que acabaran las vacaciones, pero incluso los afortunados que han podido disfrutar de playas sin aglomeraciones y visitas monumentales sin esperas, cuentan los días para que llegue el fin de la primera quincena de septiembre.

Y cuando estamos ‘metidos’ de nuevo en la rutina (o la percibimos cerca), quizás sintamos que los excesos cometidos en la época estival pueden llegar a perjudicar nuestra salud. Pero desde nuestro Espacio sin Lactosa nos preocupamos por vuestro bienestar, así que hemos pensado que quizás os vaya bien preparar vuestro organismo para la llegada de la nueva estación, y os damos unos consejos que esperamos sean útiles: intentaremos reforzar la ingesta de vitaminas y mejorar nuestras defensas mediante algunos de nuestros lácteos sin lactosa. Los despertadores, las prisas y la falta de tiempo para dedicarnos a nosotros mismos forman parte de la vorágine diaria. Pero la parte positiva de todo esto es que todos contamos con un aliado para ayudar a cuidarnos, ¿no dicen que la alimentación es fuente de salud?, entonces es hora de poner en práctica estos consejos.

Los mejores alimentos para la nueva estación

Comiendo uvas

Si la Naturaleza es sabia, ¿por qué no podemos serlo nosotros también?, al escuchar a nuestro cuerpo nos daremos cuenta de que necesita un aporte extra de vitaminas. De hecho son imprescindibles para que nos sintamos mejor tras el regreso a la cotidianidad.

Y ¿qué sabemos sobre las vitaminas? pues que son los alimentos los que nos las facilitan (quizás con alguna ayuda externa como la del sol en caso de la vitamina D). Ahora, aunque podemos encontrar estos nutrientes tan esenciales también en productos animales, vamos a centrarnos en las verduras y frutas. Lo más conveniente es consumirlas de temporada (son más saludables y nos aportan vitaminas de mejor calidad), o mejor aún, ir incorporando las que más características del otoño, combinándolas con aquellas propias del verano que aún encontraremos en el mercado.

Así podemos continuar comiendo sabrosas ensaladas de tomates, pepinos y pimientos crudos, y alternarlas con un cremoso puré de calabaza acompañado de zumo de naranjas (la temporada ya está cerca)

Pero poco a poco nos despediremos de calabacines, berenjenas y judías verdes, para recibir en nuestras cocinas a las alcachofas, los cítricos o los boniatos (¿a que ya tenéis ganas?).

No me olvido de los frutos secos (ni debéis hacerlo vosotros) porque contienen una gran cantidad de minerales y bastante fibra, además dan mucha energía, y es justo lo que necesitamos.

Aunque sin duda la fruta reina del inicio del otoño son las uvas: un bocado dulce y exquisito, que además de contener vitaminas tiene propiedades antioxidantes y (esto es importante) es muy depurativa, algo que seguro que en estos momentos nos vendrá bien

No se trata sólo de saber elegir, sino de cuidar nuestro sistema inmunitario

Antes de que llegue el frío (tras el verano tan caluroso que hemos pasado, estoy deseándolo, creedme), nuestro cuerpo debe estar a punto para protegerse de las infecciones, y nadie mejor que nosotros mismos para cuidarlo.

Poseemos una importante barrera defensiva en los intestinos, pero si queremos que funcionen bien tendremos que ayudar a que la flora intestinal se encuentre en buena forma. Esto se traduce en aumentar el consumo de fibras, evitar en lo posible productos refinados, y también en tomar frecuentemente alimentos que contengan fermentos activos, entre los cuales se encuentran algunos lácteos sin lactosa.

Es importante recordar que los lácteos son una buena fuente de calcio, pero además también aportan vitamina D, justo ahora que las horas de sol se reducen

Algunos ejemplos de estos lácteos los encontramos en este Espacio, por ejemplo el yogur natural azucarado sin lactosa, o Benecol Zero Frambuesa, que además contiene zumo de otra de las frutas más características de la temporada.

Tomar un yogur como postre tras la cena es una buena manera de incorporar los lácteos sin lactosa en nuestra alimentación. Pero ante todo pensad que ahora estamos a tiempo de preparar nuestro cuerpo para el otoño, disfrutando de los buenos alimentos. Saldremos beneficiados.

Imágenes | Widerbergs, premus en Fllickr En Espacio sin Lactosa | Todos debemos alimentarnos bien para vivir mejor, Dos soluciones sencillas para reconfortar a nuestro organismo en vacaciones

Macarena


Macarena González es una mamá a la que le gusta meterse en la cocina para elaborar platos clásicos, y también para experimentar con nuevas texturas y sabores. Está convencida de que la comida es fuente de salud, por eso cada día dedica tiempo a escoger los mejores ingredientes con los que preparar alimentos para su familia. Es editora en Peques y Más.

+ Deja tu comentario

Comentarios

  • 1

    Avatar de Liliana Fuchs !

    Cuánta razón tienes, Macarena. El cambio de estación, aunque todavía tengamos algo de calor en algunas regiones, puede afectarnos mucho, a la salud y al ánimo. Pero con pequeños gestos y costumbres podemos adaptarnos perfectamente, o al menos que la vuelta a la rutina sea más llevadera.

    Yo tengo muchas ganas de que llegue el frío ya para quedarse y poder disfrutar de los productos de temporada, me apetecen platos calientes y reconfortantes, donde los lácteos sin lactosa encajan perfectamente. Y sí, ¡tengo muchas ganas de boniatos! :).

    Un saludo

  • Respondiendo a #1:
  • 2

    Avatar de macarenagv !

    A mí me pasa como a tí Liliana, tengo unas ganas enormes de frío y de ropa calentita, el verano me gusta cuando dura dos mesecitos, y siempre que el termómetro no sobrepase los 30º (soy un poco especial, lo sé). Leí una vez un dicho que reza así 'en Madrid 9 meses de invierno y 3 de infierno', no vivo en esa ciudad, pero eso debía ser en otro tiempo, cuando el clima no había empezado a cambiar.

    Y volviendo al deseado otoño... ¿a que también tienes ganas de membrillo?

    Gracias por tu comentario.