Compartir
Publicidad

El bimi, la verdura con superpoderes que conquista el mercado

El bimi, la verdura con superpoderes que conquista el mercado
Guardar
18 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos meses conocí la existencia de esta nueva verdura de la família de las crucíferas, durante una presentación que realizó el chef Rodrigo de la Calle que presento el bimi, una verdura con superpoderes que llegaba al mercado la venta y que estaba llena de vitaminas y propiedades muy buenas para la salud.

Esta planta llamada bimi en España, se conoce en Europa con el nombre de broccolini y surgió como un cruce natural de dos especies de plantas crucíferas del grupo de Brassica oleracea el brócoli y la col china. En Japón se conoce esta planta como asparation.

Origen del Bimi

Aunque es ahora cuando se ha comercializado en España, --y aún no es fácil encontrarlo-- las semillas de este cruce fueron sintetizadas por primera vez en 1993 por la Sakata Seed Company en Yokohama, Japón.

Más adelante, en 1994, la empresa Sanbon Incorporated la vendió por primera vez al mercado con el nombre de Asparation. Posteriormente se extendió a otros países como Estados Unidos y ahora ha llegado a Europa, donde principalmente se le denomina Bimi, Baby Broccoli o Broccolini.

Como curiosidad, es interesante saber que en la actualidad se están desarrollando nuevos híbridos a partir de las mismas plantas, el brócoli y la col china, buscando nuevas variedades o cruces naturales de dichas verduras con intención de obtener productos con nuevas propiedades, como por ejemplo un Bimi dulce.

Propiedades nutritivas

He investigado un poco para encontrar estudios científicos que avalen las supuestas propiedades nutritivas que tiene el bimi, y tras una búsqueda he encontrado numerosos estudios científicos que relatan con detalle las ventajas del Bimi.

Entre ellos, hay un artículo muy interesante que recopila los estudios realizados sobre esta verdura compara el brócoli normal con el broccolini o bimi en el que se confirman los altos índices de vitaminas y nutrientes que posee esta variedad.

bimi y brocoli

También podéis consultar otros estudios sobre el tema escritos en inglés, aquí y aquí. La mayoría de estos estudios tratan de demostrar su potencial como ingrediente anticancerígeno devido a diversos compuestos que contienen estas verduras.

El brócoli ya fue muy estudiado por la gran cantidad de compuestos nutricionales como proteínas, fibra dietética, minerales, vitaminas C B6 y E y bioactivos como el ácido fólico, glucosinolatos y carotenoides que contiene.

Otros ensayos científicos afirman que tanto el bimi como el brócoli pueden prevenir enfermedades cardiovasculares y la formación de cataratas. Tiene compuestos antiinflamatorios y antioxidantes. Otra propiedad es que sus compuestos son más fáciles de absorber por el ser humano que los del brócoli o la coliflor.

Propiedades comerciales y gastronómicas del bimi

El bimi tiene además otras ventajas nutricionales e incluso una de ellas que es simplemente comercial al aguantar más tiempo envasado que el brócoli antes de estropearse. El bimi tiene un sabor dulce y suave, con un tallo similar al de un espárrago y un florete terminal. Es como un brócoli más estilizado y alargado. En la imagen anterior podéis verlo junto al brócoli y comparar su tamaño y aspecto.

Los flores de la parte superior de este nuevo híbrido Bimi poseen un mayor contenido de fibra dietética, proteína total y minerales que el brócoli convencional. Concretamente tiene más calcio, magnesio, hierro, manganeso cobre y zinc, minerales de gran importancia dietética. Además contiene más glucosinolatos naturales que son los que tienen gran potencia como agentes anticancerígenos y también contiene un ácido graso esencial Omega 3, el ácido a-linoléico.

Cómo cocinar el bimi

cocinar bimi

El bimi se puede cocinar a la plancha, cocido, cocinado al vapor o incluso comerse crudo. El procedimiento habitual es someterlo a un escaldado de unos 3 minutos en agua hirviendo con sal para después proceder a escurrirlos y continuar con la receta que se vaya a utilizar como ingrediente, como si fuera brécol común.

Es recomendable cortar el último centímetro de los tallos espigados y cocerlos, ya sea enteros o tras cortarlos en trozos. Tras la cocción se escurren bien y se procede a enfriarlos en un bol con agua con hielo para cortar la cocción y fijar la clorofila.

Después se pueden utilizar para diferentes preparaciones como el brócoli, la coliflor y otras plantas crucíferas. En un próximo artículo os presentaremos algunas recetas elaboradas con bimi, la verdura con superpoderes que llega para conquistar el mercado.

En Directo al Paladar | Guarnición de coles de bruselas a la salvia. Receta En Directo al Paladar | Gambones en salsa de ostras. Receta

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos