Compartir
Publicidad

Cómo hacer fácilmente agua de tomate transparente y de sabor intenso

Cómo hacer fácilmente agua de tomate transparente y de sabor intenso
26 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Habéis probado alguna vez el agua de tomate? No me refiero al tomate triturado o zumo de tomate de color rojo intenso, sino al agua del tomate, sin colorear y con un sabor y aroma tan intensos que te dejan sin palabras. En esta receta os enseño cómo hacer fácilmente agua de tomate transparente con sabor intenso, utilizando tres técnicas diferentes para que uséis la que más os convenza.

El proceso requiere para su éxito que se haga con tomates de gran calidad así que ahora es el momento, antes de que se acabe la temporada y nos inunden de tomates insulsos. Una vez tengáis agua de tomate, la podéis congelar para consumir en otras épocas del año y por supuesto podréis empezar a utilizarla en muchas recetas.

Ingredientes

Para 8 personas
  • Tomate 1 kg
  • Sal 1 cucharada sopera

Cómo hacer agua de tomate transparente

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 15 m
  • Elaboración 15 m
  • Reposo 24 h

Método clásico, decantar durante un día

Como os decía, hay varias formas de hacer esta preparación. La primera y más clásica es la que se utiliza habitualmente y en diferentes programas se la he visto utilizar tanto a Jamie Oliver como a Paco Roncero entre otros grandes cocineros.

Consiste en partir los tomates en gajos más o menos irregulares, añadir la sal, mezclarlo todo en un bol y aplastar un poco con una cuchara. Después, se ponen los tomates dentro de un paño tipo estameña para filtrar, y se coloca el paño sobre un colador.

Para recoger el agua de tomate, se deja el colador sobre una cacerola y se deja que vaya dejando caer gota a gota su preciado líquido. Se puede poner un peso sobre los tomates para acelerar el proceso porque lo malo de este método es que tarda unas 24 horas en obtenerse el agua de tomate.

Método de filtrado haciendo presión ligera...

El segundo método que aprendí en la Escuela de cocina de Nacho Garbayo es irlo prensando poco a poco dentro de un papel de cocina, ayudando al filtrado apretando con la mano delicadamente. Si apretamos mucho podemos romper el papel o aunque no se rompa, el agua saldrá roja pero si apretamos con cuidado, sin prisa, poco a poco obtendremos un agua de tomate bastante limpia.

agua tomate_metodos

Para este método, necesitamos cambiar el papel para cada porción de tomate que prensemos. El método es bueno y se obtiene un agua de tomate bastante clara en relativamente poco tiempo. Es importante que el papel utilizado sea bastante resistente y algo poroso para que no se rompa al apretar.

El método definitivo para hacer agua de tomate transparente

El tercer método es el más cómodo de todos y el resultado es magnífico como podéis ver en la foto de portada. Trituramos los tomates sin preocuparnos de más y separamos la pulpa colando el triturado con un colador fino guardando el líquido resultante, que será muy rojo. Podéis hacer también esta operación con una licuadora. Con la pulpa podremos hacer salsa de tomate, gazpachos o utilizarla para sofritos.

El zumo de tomate lo metemos en frascos de cristal y lo congelamos durante un par de días. Después sacamos el frasco del congelador y lo dejamos descongelar dentro de la nevera. Mágicamente, el agua de tomate queda flotando sobre el zumo de tomate. Fijaos qué fácil es.

agua_tomate_fácil_intensa

Con este tercer método para hacer fácilmente agua de tomate transparente, sólo faltará retirar el agua de la parte superior del bote con una jeringuilla, trasladándola a otro frasco y bebernos el zumo de tomate que queda en el bote.

Con qué acompañar el agua de tomate o en qué utilizarla

Con el agua de tomate transparente, obtenida por cualquiera de estos tres métodos, podemos hacer muchas recetas, aires, gelatinas etc que os iremos enseñando próximamente. Además, simplemente bebida, el agua de tomate es una auténtica delicia.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio