Compartir
Publicidad

El día mundial de la Revolución de los Alimentos

Guardar
10 Comentarios
Publicidad

Hará unos seis años que oí hablar por primera vez de Jamie Oliver. Mi madre se acababa de comprar el libro “La cocina de Jamie Oliver” y me lo prestó para que lo hojeara. Me llamó la atención que una persona tan joven tuviera las ideas tan claras y presentara unas recetas propias y diferentes. Al día de hoy no es necesario explicar quién es el afamado chef británico, su popularidad ha traspasado fronteras siendo conocido internacionalmente.

A pesar de tener detractores, que los tiene, no se le puede negar su tirón mediático, del mismo modo que también es innegable el esfuerzo que realiza por despertar la pasión del público por la comida sana. Su mensaje es sencillo: instruir a los padres y educadores para evitar que los niños crezcan con sobrepeso, que éstos sepan distinguir entre lo que su paladar desea y lo que su cuerpo necesita, alentándoles al consumo de frutas y verduras.

Con esta idea, ha elegido el día diecinueve de mayo y lo ha bautizado como “El día mundial de la Revolución de los Alimentos”, para que todos tomemos conciencia de la necesidad de comer alimentos frescos, locales y no procesados. La aspiración para ese día es conseguir que la gente del mundo se reúna para compartir información, conocimientos y recursos. Desde su página, Jamie Oliver nos anima a todos a participar, por ejemplo organizando una comida o cena, o creando un evento local, como una clase de cocina.

A mi, personalmente, me ha gustado la idea. Estoy a favor de cocinar en casa, usando ingredientes locales y de temporada. Pero lo que considero fundamental es el mensaje de educar a nuestros hijos en la necesidad de una alimentación saludable.

También en este aspecto Jamie nos da algunos consejos que me han parecido muy interesantes, y de los que ya he tomado nota para ponerlos en práctica: involucrar a los niños en la compra de alimentos, planear con ellos las comidas, evitar comprar alimentos con ingredientes que no conozcamos, no prohibir a los niños las golosinas para no aumentar su atractivo pero limitar su consumo, visitar con ellos los mercados de agricultores locales y enseñarles a comprar.

Vía | Food Revolution Day
En Directo al Paladar | El libro de Las escapadas de Jamie
En Directo al Paladar | Jamie Oliver, un chef muy humano

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos