¿Buscas y comparas críticas y opiniones antes de ir a un restaurante? La pregunta de la semana

Síguenos

Directo al Paladar Respuestas

Ánimo que ya ha llegado el viernes y tenemos encima el fin de semana. Y como siempre, os animamos a participar en la sección Directo al Paladar Respuestas con una nueva pregunta de la semana con la que esperamos contar con vuestras opiniones.

¿Buscas y comparas críticas y opiniones antes de ir a un restaurante?

Si uno se para a pensarlo parece mentira, pero hasta hace pocos años apenas teníamos recursos para informarnos sobre un restaurante al que no habíamos ido nunca. Como mucho, alguna reseña en la prensa, o la opinión de algún conocido. La verdad es que entrar a un local desconocido “a la aventura”, tenía su encanto, pero ahora lo más corriente es buscar antes opiniones por Internet.

Hoy tenemos buscadores temáticos, páginas de ocio, críticas de clientes, reseñas no profesionales, etc. A veces es tanta la información que a mí me satura un poco, y termino con las ideas menos claras que al principio. ¿Y vosotros, habéis adoptado esta costumbre? Os agradecemos que vuestras respuestas las dejéis en Directo al Paladar Respuestas y no en los comentarios a esta entrada.

La pregunta de la semana pasada: ¿Cuál ha sido el accidente más grave que habéis sufrido en la cocina?

Sois muchos los que nos habéis dejado muchas anécdotas de incidentes de distinta gravedad, y es que parece que se confirma la idea de que la mayoría de accidentes se producen en el hogar. La respuesta más valorada de la semana pasada ha sido la de Carmen Salcedo Beltran, que sufrió un percance muy curioso, y también peligroso:

Pues el mío fue también alucinante. Estaba haciendo en el horno rollitos de anís y el horno explotó de manera que la puerta se abrió con una violencia que casi sale por los aires. Parece ser que es por el alcohol que lleva el anís, pero lo que me sorprende es que ninguna receta avisa de esto y por lo que se ve hay que abrir de vez en cuando el horno para que no se acumulen los gases del alcohol. Menos mal que no estaba en la cocina cuando ocurrió, pero toda la casa vibró con la explosión.

La historia de Paula La Enredadera también pudo haberse complicado, menos mal que contaba con ayuda en casa para reponerse del susto:

Mi accidente más grave fue llevarme medio dedo meñique y casi desangrarme (vale, eso tal vez es una exageración) al usar una lata de conservas para hornear un panettone. Más cuando mis allegados, que me conocen bien, me tienen prohibido el uso de este tipo de latas.

Yo me las prometía muy felices, iba a hacer unos panettones super bonitos en unas latitas de tomate. Y lo hacía todo con mucho cuidado, fregarlos, forrarlos, engrasarlos… Hasta que en un momento sin importancia, mientras manipulaba una de las latas, me llevé medio meñique con el borde cortante. Y eso corta, pero de verdad…

Tuve que pasar el dolor, el mareo y la sangre, mientras esperaba a que mi novio viniera a rescatarme hinchándome a Ferrero Rocher, y preocupada porque el panettone iba a levar más de la cuenta. ¿Lo más grave? La bronca y el: “Si te lo tenemos dicho”.

Esta semana abordaremos un tema menos accidentado para comprobar si la tendencia de buscar críticas y opiniones previas a acudir a un restaurante también la tenemos entre nuestros lectores. ¿Buscas y comparas críticas y opiniones antes de ir a un restaurante? Animaos a participar con vuestra experiencia en la sección Respuestas.La respuesta más valorada aparecerá aquí la semana que viene.

En Directo al Paladar | ¿Cuál ha sido el accidente más grave que habéis sufrido en la cocina?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios