Compartir
Publicidad

Pechugas de pollo glaseadas con miel y limón. Receta fácil y rápida

Pechugas de pollo glaseadas con miel y limón. Receta fácil y rápida
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Siempre que voy a la compra y paso por la sección de pollería, me gusta comprar pechugas de pollo sin filetear para cocinarlas a mi gusto, según lo que quiera hacer. En esta ocasión he hecho unas pechugas de pollo glaseadas con miel y limón que son perfectas para una comida sana.

Es una receta muy fácil que además se hace casi en un momento pero no os dejéis engañar por la sencillez de este plato porque está realmente delicioso y su sabor a la vez ácido y dulce os sorprenderá desde el primer bocado.

Ingredientes para 4 personas

  • 4 pechugas de pollo sin filetear, el zumo de 2 limones y una lima, 2 cucharadas de miel de abejas y unas judías verdes para guarnición

Cómo hacer pechugas de pollo glaseadas con miel y limón

La técnica del glaseado es muy agradecida, tanto en su aspecto visual como en el del sabor ya que los ingredientes de la salsa van penetrando poco a poco en los alimentos cocinados, consiguiendo un sabor muy interesante. El otro día usamos esta técnica para elaborar la receta de salmón noruego glaseado con teriyaki, y hoy lo vamos a hacer con el pollo, para conseguir una comida sencilla, saludable y ligera.

Comenzamos marcando las pechugas de pollo en una parrilla para cocinar su parte exterior y marcar un poco las rayas en su superficie. Será suficiente con dejar unos dos minutos por cada lado para conseguir ese aspecto apetecible. Después, reservamos y, mientras reposa el pollo, preparamos la salsa del glaseado en un cazo.

Ponemos el zumo de dos limones y una lima, -que aporta matices muy agradables- a cocer y añadimos dos cucharadas de buena miel. Cuando se integra bien y forma muchas burbujas, comenzamos a glasear las pechugas de pollo, una forma fácil y rápida de hacerlo.

En una sartén ponemos la salsa de miel y limón y las pechugas y con un poco de paciencia, comenzamos a napar o cubrir las pechugas con la salsa, usando una cuchara. Hay que ser constante y hacerlo de modo continuo, ya que haremos esta operación hasta quedarnos sin salsa. Ésta se irá espesando poco a poco, mientras aporta una capa de color y brillo a las pechugas de pollo. Sed pacientes ya que con diez minutos es suficiente para conseguir un color dorado y terminar de cocinar el pollo en su interior.

Pollo Limon Y Miel Pasos

Tiempo de elaboración | 20 minutos
Dificultad | Fácil

Degustación

Para servir estas pechugas de pollo glaseadas con miel y limón podemos preparar una guarnición de arroz blanco o si estáis mirando más las calorías, haced como yo y servidlas con unas judías verdes cocidas y salteadas en una sartén. Decorad con rayadura de los limones y la lima y ya tenéis listo un plato sano, completo y realmente delicioso.

En Directo al Paladar | Muslos de pollo al horno en bolsa de asar. Receta fácil y rápida
En Directo al Paladar | Alitas de pollo al curry. Receta de aperitivo

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos