Sigue a

Crema fría de zanahoria

Ya es imposible negarlo, estamos en pleno verano. Y parece que va a ser largo, caluroso y seco, así que lo mejor es ir adaptándonos a la que nos espera con recetas más frescas y ligeras. Yo soy una gran aficionada los platos de cuchara, pero lo que más apetece ahora son platos refrescantes además de nutritivos. Esta crema fría de zanahoria es una estupenda opción.

Si preparamos las cremas de verduras usando un buen caldo de base en lugar de agua, el resultado final lo agradecerá muchísimo. Para conseguir un buen sabor en las cremas frías además es recomendable emplear una buena cantidad de hierbas aromáticas y especias, así que no os cortéis en aderezarlas a vuestro gusto.

Ingredientes para 4 personas

  • 1 cebolla, 1 diente de ajo, 1 kg de zanahorias, 1 litro de caldo de pollo o verduras, 2 hojas de laurel, 1 cucharadita de cúrcuma molida, ½ cucharadita de comino molido, 1 cucharadita de tomillo molido, el zumo de ½ limón, pimienta negra, perejil, sal, aceite de oliva virgen extra, queso fresco, crème fraîche o yogur para servir.

Cómo hacer crema fría de zanahoria

Picar la cebolla y el diente de ajo. Lavar y trocear las zanahorias. Calentar dos o tres cucharadas de aceite de oliva en una olla o cazuela y pochar la cebolla con el diente de ajo unos minutos. Añadir las zanahorias, removiendo bien.

Incorporar el laurel, la cúrcuma, el comino, el tomillo, el zumo de limón, pimienta negra y un poco de sal. Cubrir con el caldo, llevar a ebullición y dejar cocer a fuego lento hasta que la zanahoria esté muy blanda. Vigilar de vez en cuando que no pierda mucho líquido.

Dejar templar un poco y triturar, añadiendo más o menos caldo según la consistencia deseada. Salpimentar al gusto. A la hora de servir, disponer un poco de queso freso, crème fraîche o yogur, y espolvorear con un poco de perejil.

Crema fría de zanahoria. Pasos

Tiempo de elaboración | 1 hora + el enfriado
Dificultad | Fácil

Degustación

Podemos preparar esta crema fría de zanahoria la víspera para que se asienten los sabores y tenerla a punto para servir recién sacada de la nevera. Aunque recomiendo dejarla atemperar un poco a temperatura ambiente, ya que si está demasiado fría se pierde sabor. Es un primer plato ideal para los días más calurosos.

En Directo al Paladar | Receta de crema de mejillones y gambas
En Directo al Paladar | Receta de crema de brócolli con raviolis

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios