La Unión Europea aprueba la comercialización del grillo doméstico como alimento de consumo humano

La Unión Europea aprueba la comercialización del grillo doméstico como alimento de consumo humano
Sin comentarios

Es posible que dentro de unos años tengamos que actualizar el aforismo "de lo que come el grillo, poquillo" a algo más cercano al propio grillo. Un cambio para la frase hecha que llegaría tras la autorización de la Unión Europea a comercializar las formas congeladas, desecadas y en polvo del Acheta domesticus, es decir, el grillo doméstico.

Podrá entrar así el grillo en nuestros lineales, después de que la firma neerlandesa Fair Insects B.V., presentase en diciembre de 2018 la solicitud para comercializar grillo doméstico congelado, desecado y en polvo. Se trata de esta manera en el segundo insecto aprobado para consumo humano en la Unión Europea, tras la aprobación hace unos meses del gusano Tenebrio molitor, o gusano de la harina.

El grillo doméstico en la mesa

Tras el placet del máximo organismo europeo, Fair Insects B.V. podrá empezar a comercializar sus productos en el plazo aproximado de dos semanas, siendo —salvo que otra empresa lo pida— el único comercializador de este producto.

La relativa demora de la aprobación como alimento del grillo doméstico venía condicionada por su categoría de posible alérgeno. Para ello, como prueba el reglamento de ejecución comunitario, tuvieron que llevarse a cabo diversas pruebas entre fabricante y legisladores que aseguran la no presencia de alérgenos en el grillo.

El desembarco de la empresa, cuyo portfolio de entomofagia —comer insectos— es creciente, incluye también la presencia de snacks a base de grillos con diversos aderezos y también la recomendación de utilizar el polvo de grillo (una especie de harina) como ingrediente principal del falafel, avalando con sus propiedades nutricionales (rico en hierro y rico en proteínas) estos alimentos.

Se convierte así el grillo en un nuevo protagonista a futuro de nuestras cocinas, con la entomofagia por bandera, muy poco frecuente en la gastronomía europea pero sí habitual en otros continentes.

Es el caso de América, donde, por ejemplo, se consume chapulines (una especie de saltamontes) en México, aunque también era habitual la ingesta de escamoles, chicatanas, gusanos de magüey o cuetlas.

Diversos Productos A Base De Insectos De La Empresa Fair Insects C Enoughinsects Com
Diversos productos a base de insectos de la empresa Fair Insects. ©enoughinsects.com

En África, es relativamente conocido el consumo de orugas en Sudáfrica del género Gonimbrasia belina, y también de la llamada langosta del desierto Schistocerca gregaria.

Sin embargo, es Asia quien se lleva la palma en consumo de insectos para humanos. Los más tradicionales suelen ser los saltamontes, pero también se consumen arañas, gusanos, ciertos tipos de larvas y termitas.

Ahora solo queda esperar y ver si más empresas se lanzan a la aprobación de más productos a base de insectos, catalogados dentro de la alimentación del futuro por sus propiedades nutricionales.

Imágenes | iStock / Enoughinsects.com

En Directo al Paladar | Esta es la verdadera comida del futuro: hamburguesa de carne de insecto creada en laboratorio
En Directo al Paladar | Este gusano es el primer insecto aprobado en Europa como alimento para consumo humano

Temas
Comentarios cerrados
Inicio
Inicio