Compartir
Publicidad

59 expresiones de comida española que tiene que conocer James Rhodes (y el mundo entero)

59 expresiones de comida española que tiene que conocer James Rhodes (y el mundo entero)
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El castellano es un idioma rico y repleto de expresiones cotidianas capaces volver locos a muchos nativos, más aún a cualquier extranjero que se encuentre en proceso de aprendizaje. Tal es el caso de James Rhodes, el pianista británico que hace apenas un año se mudó de Londres a Madrid y, sin comerlo ni beberlo, cayó rendido a los pies de nuestro país y la forma de vivir la vida.

"España es la típica chica guapísima que se ve fea y gorda", cuenta Rhodes a otros medios. Su enamoramiento por ella es tal que cada día lo grita a los cuatro vientos en su cuenta de Twitter. Tiene un objetivo claro: que nos demos cuenta de que nuestro país es mejor de lo que pensamos y que tiene mucha magia.

A Rhodes el castellano le suena a música y lo aprende (rápido) a golpe de expresiones coloquiales. Compartía ayer en Twitter, tras despedirse de su hijo (otro enamorado de Madrid), que está "más triste que un churro rancio sin chocolate". Bien podría haber dicho que un "cocido sin tocino", un "verano sin gazpacho" o un "pan sin relleno", pero es que el chocolate con churros tiene su aquel.

Chocolate Espeso

No son estas las únicas expresiones de comida española que usamos de forma natural, sin pensar, y que forman parte de nuestro repertorio diario. Se nos ocurren, por lo menos, 59 expresiones de comida española que tiene que conocer James Rhodes para que sepa donde dirigirse si le mandan "a freír espárragos" o le "dan morcilla".

  • Contigo, pan y cebolla: Vamos, que me da igual que no tengas un duro, que yo me quedo contigo hasta el final de mis días...amorcete.
  • Montar un pollo: Montar un escándalo sin venir a cuento. Muy violento todo. Véase también "la has liado parda”.
  • Le falta un hervor: Dícese de quien es un tanto paradete, falto de iniciativa y preparación. Que está un pelin verde, vamos.
  • Tener una empanada mental: Despistado, liado, confuso, con las ideas un poco desordenadas.
  • Estar metido en el ajo: Formar parte de un problema, estar involucrado o compinchado en algún tema. Malo o no.
  • Ir a freír espárragos: Que te deje en paz. Díselo. Estás harta de él. “Vete a freír espárragos, tío”.
  • Me importa un pimiento: Pimiento = nada. ¿Qué habrá hecho el pimiento para merecerse esto? También se usa con "comino", "pepino" y "rábano".
  • Estar como un queso: De cuando uno es guapo, atractivo, sabroso.
  • Estar de toma pan y moja: Para uso de los que no les gusta el queso.
  • Estar más bueno que el pan: Queso 1- Pan 2.
  • Tirarse el pisto: Eres un poco fantasioso, te inventas y adornas la realidad y se te ve el plumero. Fantasma.
  • Más largo que un día sin pan: Ya sea en altura, como Fernando Romay, o en tiempo, como Novecento.
  • Es pan comido: Está chupado, es fácil y no cuesta esfuerzo alguno.
  • Ir pisando huevos: Andar lento, pero que muuuuuy leeeeento.
  • Con un par (de huevos): Vamos, atrévete valiente que tu puedes. También "echarle un par".
Fried Eggs 749393 1280
  • No hacer ni el huevo: No mover un dedo. Nada de nada, lo que se dice claramente no-hacer-nada.
  • Que te den morcilla: Nada que ver con esa ración de bar, más bien lo contrario porque no te la van a traer. Nada quieren saber de ti. Te están despreciando.
  • Me cago en la leche: Una forma suave de decir the "f" word, pero menos suave que "caracoles" o "repámpanos".
  • Comerse el coco: Que das muchas vuetas a las cosas. Relájate y déjate llevar, my friend.
  • Ajo y agua: A jorobarse y a aguantarse. Sin más.
  • Llevar una buena torrija o una buena merluza encima: Que te has emborrachado, así a lo tonto. Verás tu mañana qué alegría.
  • Estar aplatanado: Bajo de forma. Generalmente por los calorazos, que quitan las ganas de todo.
  • Estar empanado: Atontado, atolondrado o, sencillamente, abobado. Que no se entera de nada, vamos. También "estar a por uvas".
  • Estar avinagrado: Negativo. Amargado. Que nadie aguanta. Manténganse las distancias de individuos de esta naturaleza.
  • Comerse un marrón: Cuanto te toca lidiar con una situación poco agradable o marronazo.
  • No hay pan para tanto chorizo: Entendiendo chorizo como ladrón, pues que no hay suficiente dinero para tanto jeta. Y nomiramos a nadie.
  • A falta de pan, buenas son tortas: Dedicado a quienes tienen capacidad de aceptar menos de lo que aspiran. Una oda al conformismo.
  • Dar la vuelta a la tortilla: Cuando la vida da un giro de 180 grados. Bienvenido si es para bien, maldita sea si es para mal.
  • No está el horno para bollos: ¿Pedirías a tus padres que te compren una moto después de llegar a casa con siete cates? Pues eso. Mejor esperar a que se enfríe el horno.
  • Ponerse como un tomate: Colorado de vergüenza, de risa o por haberse pasado horas al sol. Muy guiri. Más rojo que un tomate.
  • No tienes sangre, tienes horchata: Las prisas no van contigo. Que viva la calma y la quietud.
  • Al pan, pan y al vino, vino: Llamemos a las cosas por su nombre. La prosa para las novelas.
  • Se parecen como un huevo a una castaña: Que no se parecen en nada, vaya.
  • Te la dan con queso: Te la cuelan, te meten un gol o te la meten doblada. Otras maneras de decir que te han engañado. Ops.
  • Corta el bacalao: Es el amo, el jefazo, el dueño y señor. Él decide y los demás hacen.
  • No es trigo limpio: Cuidadín, cuidadín, que no es tan impecable como parece.
  • Poner a caldo: Criticar, así de sencillo. Y debe ser que nos va el tema a juzgar por su cantidad de variantes "a caer de un burro", "verde", "de vuelta y media", "a parir", "a trapo". Y hay más.
  • Ser la leche: De lo mejor que nos pueden decir, que somos la leche. Lo más de lo más. Piropazo.
  • Estar como un fideo: Más allá de la delgadez. Flaco, pero muy flaco.
Bar Tapas In Murcia 6305833578
  • Con las manos en la masa: Te han pillado ocupado, en plena acción. Y no necesariamente cocinando.
  • Te han "pillao" con el carrito del "helao": Más de lo mismo. Sorprendido in fraganti.
  • Comer la tostada: Te la cuelan cuando te comen la tostada. Se la cuelas cuando le comes la tostada a alguien. En una palabra: engaño.
  • Más fresco que una lechuga: Cuando lo tuyo es la desvergüenza o que estás bien descansado. Tu eliges la acepción. Ambas valen.
  • Blanco y en botella: Tan claro como la luz del día, de cajón. Porque todos sabemos qué es blanco y viene en botella...¿o debería ser en brick?
  • Quien se pica, ajos come: Si te ofendes por lo que digan los demás, será porque algo de cierto haya en ello. ¿No?
  • Las cosas claras y el chocolate espeso: Sin dejar lugar a dudas, hablando con claridad. Muy, pero que muy, española. El chocolate espeso no se bebe en ningún otro lugar del mundo.
  • No entender ni papa: "Me" no comprender (léase con acento guiri). Pero ni una palabra.
  • Dar calabazas: Esto mejor darlo que recibirlo. Amor no correspondido.
  • ¿No quieres caldo? Pues toma dos tazas: Basta que algo no te guste para que te venga por partida doble. El colmo de la mala suerte.
  • Vivir de la sopa boba: Aplicable al típico amiguete parásito que vive a tu costa y la de los demás y del que mantenerse alejado, de ser posible.
  • Estar hasta en la sopa: Ya que estamos con ello, estar hasta en la sopa o estar por todos lados. No haber esquina que se tuerza que no se tropiece con él o ella. Onmipresente.
  • Pedir peras al olmo: Lo imposible. No lo pidas, porque no va a pasar. Las peras, mejor pedirlas al peral.
  • Sacar las castañas del fuego: Ayudar a otro a sabiendas de poder resultar perjudicado por ello. Solo para valientes y altruistas.
  • Se te va a pasar el arroz: Lo que las madres y abuelas espetan a sus hijas cuando se acercan al final de su edad fértil. Sin comentarios.
  • No comerse un rosco o colín: Que no ligas.
  • Cuando seas padre, comerás dos huevos: De cuando las familias apenas tenían que comer, pero contaban con una gallina cuyos huevos se reservaban para el cabeza de familia. Un tanto anticuado ya.
  • No todo el monte es orégano: Que no todo en la vida es sencillo. Aunque el orégano crezca en los montes con una facilidad pasmosa.
  • Perder el mojo: Austin, you lost your mojo. Te quedaste sin tu esencia y tu magia. Baby.
  • Poner la guinda: O ponerle la guinda al pastel. Rematar algo muy bien.

Estas son solo 59 expresiones de cocina española, en entre muchísimas más. Nos dejamos fuera "media naranja", "lentejas, si quieres las tomas y si no las dejas", "con esto y un bizcocho, hasta mañana a las ocho", "que si quieres arroz, Catalina", "de higos a brevas", "ser harina de otro costal", "estar más fuerte que el vinagre", "ser un merluzo o un besugo", "temblar como un flan", entre otras. ¿Cuántas más conocéis vosotros?

Imágenes | Wikimedia Commons

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio