Compartir
Publicidad

¿Cereales, galletas, bollos o churros? Desmitificando el desayuno

¿Cereales, galletas, bollos o churros? Desmitificando el desayuno
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando salgo con mis compañeras de oficina a desayunar por la mañana, es muy divertido ver cómo cada uno pide un tipo de café distinto y un acompañamiento diferente. Mientras que unos piden una barrita de pan para tomarla con aceite de oliva y tomate, otros prefieren una porción de bizcocho o eligen un cruasán a la plancha, mientras que solo unos pocos se inclinan por los tradicionales churros. ¿Pero cuál de estas piezas tradicionales es más sana? ¿Cereales, galletas, bollos o churros? Hoy os cuento algunas propiedades nutricionales de cada uno, con idea de romper algunos mitos sobre el desayuno.

Después de informarme un poco sobre el tema y ver las proporciones de grasa, azúcar, harinas y el aporte calórico de cada uno de estos productos, me he llevado algunas sorpresas y al comentarlo con mis amigos, incluso me ha costado que queden convencidos, por lo que creo que es un tema en el que conviene abundar y estudiar con detalle.

Los cereales con leche

Cereales

La mayoría de los cereales con leche de las marcas comerciales, tienen una composición nutricional similar a la siguiente por cada 100 g de producto: Hidratos de carbono aproximadamente 85 g siendo azúcar aproximadamente 39 g, proteínas 5 g y grasas 2,5 g. Además, su aporte calórico es de 388 kcal por 100 g, con 0,0 mg de colesterol y aproximadamente 2,5 g de fibra alimentaria.

Lo más destacable de este desayuno es su bajo nivel de grasa, pero tiene una altísima proporción de azúcares que hace que su aporte calórico (388 kcal), sea muy importante frente a las otras opciones que vamos a contemplar.

El cruasán

4545612957 71528da55c B

Hemos buscado la información sobre 100 g de cruasán (al natural, sin rellenos ni a la plancha con extra de mantequilla y mermelada) En Alimentos.org, la información que hemos encontrado nos da las siguientes cifras: Hidratos de carbono 52,6 g siendo azúcar aproximadamente 7,2 g y proteínas 6,9 g.

El índice se dispara en grasas, por el alto contenido en mantequilla que arroja la cifra de 22,5 g de grasa por cada 100 g de producto y un aporte de colesterol de 75 mg, con un contenido en fibra alimentaria de 2,1 g. El aporte de calorías de 100 g de cruasán es de 444 kcal.

Los churros

Churros 1
Pese a la idea preconcebida que tenemos sobre este tipo de productos, son curiosamente más sanos que algunas otras alternativas a la hora del desayuno ya que no contienen casi azúcares y su nivel en grasa es más bajo de lo que podríamos creer a priori, ya que la masa no contiene grasa y solo tiene la superficial que queda tras la fritura.

Su composición nutricional es la siguiente. Por cada 100 g de churros encontramos 40 g de carbohidratos, de los que azúcares son 0,5 g aproximadamente, 4,6 g de proteínas y 1,20 g de fibra, con un aporte calórico derivado de los 20 g de grasa que se hayan en su composición de unas 360 kcal por 100 g. Un dato interesante es que los churros no contienen colesterol (0,0 mg)

Las galletas

6702195739 8ba020a866 B

Es la opción más habitual, la de desayunar en casa un café con unas galletas (con o sin mantequilla añadida). Analizando solamente la composición de 100 g de galletas, nos hemos sorprendido con su aporte calórico y nutricional:

El aporte de calorías de 100 g de galletas es de 480 kcal, debido fundamentalmente a su alto porcentaje de azúcar y grasa en su composición. Concretamente, 100 g de galletas tipo María, aportan casi 25 g de azúcar, 19 g de grasa, (con casi 70 mg de colesterol), con 69 g de hidratos y 7 de proteínas.

Conclusiones

Con esta comparación entre los distintos alimentos analizados, no pretendo inclinaros hacia uno u otro producto sino haceros pensar y reflexionar sobre las ideas preconcebidas que tenemos. La mayor sorpresa me la dieron los churros que curiosamente son los menos calóricos de todos los desayunos comparados.

De todas formas, mi elección a la hora del desayuno iría encaminada hacia la variedad, aunque elegiría la mayoría de las veces tomar pan tostado con aceite de oliva virgen extra o con tomate rallado, intercambiándolo con el resto de posibilidades de vez en cuando, para no cansarme de tomar cada mañana el mismo alimento. Además añadiría un zumo de naranja o una pieza de fruta. Y vosotros, ¿qué preferís para desayunar?

Imágenes | AnaSaraRojas | Molly Elliot | Nacho | Arvind Grover
En Directo al Paladar | Otro mito que se cae: Los alimentos con más hierro
En Directo al Paladar | ¿Pero de dónde proceden estas lentejas?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio