Cómo cocinar amaranto, un pseudocereal muy saludable, y cómo usarlo en todo tipo de recetas

Cómo cocinar amaranto, un pseudocereal muy saludable, y cómo usarlo en todo tipo de recetas
Sin comentarios
2 votos

Si su nombre aún no te suena, pronto lo hará porque el amaranto, una semilla originaria de América Latina, tiene todos los mimbres para colarse en nuestras cocinas: versátil, saludable y nutritivo, este pseudocereal es una opción perfecta para un montón de recetas con muy poca dificultad.

Rico en proteínas (incluyendo todos los aminoácidos esenciales) y en minerales, esta semilla latina lleva formando parte de la dieta de millones personas desde hace más de 4.000 años, cuando se encontraron los primeros restos arqueológicos de amaranto.

Ahora, siguiendo la estela de otras semillas y pseudocereales como la chía y la quinoa, o cereales en auge como el mijo, el trigo sarraceno (o alforfón) o la tapioca, podemos descubrir en él un ingrediente con sabor parecido a la nuez, ligeramente picante y un pelín herbáceo.

Muy fácil de cocinar —apenas un poco de agua con sal vale—, el amaranto es una opción perfecta para dietas veganas o vegetarianas que necesitan incorporar proteínas de alto valor biológico sin tener que recurrir a carnes, pescados, quesos o huevos.

Ingredientes

Para 1 personas
  • Amaranto 50 g
  • Agua para lavarlo y para la cocción

Cómo hacer amaranto cocido

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 20 m
  • Elaboración 5 m
  • Cocción 15 m

El amaranto, como pasa con la quinoa, la sémola del cuscús o con el mijo, se tiene que lavar antes de cocinarse. En este caso basta que pongamos el amaranto en un colador de malla fina bajo el chorro de agua fría, lavándolo y frotando entre sí estas semillas.

Otra opción es dejarlo en remojo en abundante agua durante media hora, luego lo escurres en un colador fino o una malla y ya puedes cocinarlo. Como consejo te recomendamos que no te fíes de su pequeño tamaño, pues tarda bastante en hidratarse luego.

Una vez lavado y escurrido, cocinamos los 50 gramos de amaranto en un litro de agua en un cazo, añade el punto de sal, llévalo a fuego fuerte y tápalo. Cuando hierva, baja el fuego al mínimo y deja que el agua se evapore por completo (unos diez minutos).

Cuando el agua se haya evaporado, apaga el fuego, retira el cazo y deja reposar unos cinco o diez minutos el amaranto. Luego remuévelo con un tenedor para ir separando los granos y ya lo podrás utilizar al gusto.

2 votos

Natur Green Amaranto Bio 450g

Cómo utilizar el amaranto en tu cocina

El amaranto es bastante versátil y puede formar parte de tus guarniciones, de tus platos principales o ser incluso el protagonista. Se puede consumir como tal, una vez cocido, como comemos otros cereales o pseudocereales, pues es más sabroso que la quinoa, por ejemplo.

También se puede utilizar para reemplazar en algunas preparaciones a ingredientes como el bulgur (para hacer un tabulé) o puede sustituir a la sémola de trigo para hacer un cuscús. En otros platos, por ejemplo, se puede utilizar para dar textura a una crema de verduras, pues la espesa bastante.

En DAP | Redescubriendo el bulgur, el derivado del trigo favorito de Oriente Medio: propiedades, beneficios y recetas para cocinarlo
En DAP | Cómo cocinar arroz integral para que quede perfecto

Temas
Inicio