Compartir
Publicidad
Publicidad

Lambrusco, la dolce vita

Lambrusco, la dolce vita
Guardar
27 Comentarios
Publicidad


Es el vino lambrusco un vino popular, de consumo fácil y que, encuentra, en estos momentos de crisis, el referente social en el que desarrollarse con inusitada agilidad.

Surge referenciado por una gastronomía (la italiana) que goza de una amplia popularidad, y es ahí, en las estanterías de las pizzerías donde comienza a comercializarse un (sub) producto vinícola cuya principal característica es curiosamente su mayor carencia. Es un vino anodino, impersonal, sin ningún tipo de pretensión, y es justo este ramillete de atributos en los que basa su éxito. Va por libre, no necesita acompasarse al ritmo de la comida, ni maridar con ella ni nada.

Tiene la complejidad de la coca-cola pero vestido con un hábito de tipicidad que lo hace imbatible, y si encima nos lo sirve un camarero vestido de gondolero, mejor que mejor.

Comercialmente el lambrusco es un vino impecable, ha sabido leer el mercado de consumo como nadie y es por eso que está consiguiendo superar las fronteras de las propias pizzerías e introducirse de manera ladina no sólo en las casas particulares, si no también en los bares de copas y en las cartas de los restaurantes tradicionales.

El mercado de los bebedores de vino que no les gusta el vino es muy amplio y siempre ha estado presente (tintos de verano, sangrías y demás lindezas enológicas son un claro referente de ello) a este importante nicho de mercado póngale una pizca de tipicidad, una botella y etiqueta atractiva, a todo ello júntele un precio imbatible y al producto resultante añádale azúcar y gas carbónico y ya está, el éxito asegurado.

Y de qué manera, el éxito comercial del lambrusco en todo el mundo deja en evidencia todas y cada una de las partidas presupuestarias destinadas por bodegas y zonas vinícolas a I+D.

A estas alturas ya deben de ser conscientes de que mis palabras vienen acompañadas de cierto atisbo de envidia que me es imposible esconder. Pues sí, llevan razón, me hubiera encantado que este producto que lidera sin ningún tipo de pudor el mercado vinícola de los que no les gusta el vino fuera español.

En vez de eso, en vez de dar al mercado lo que quiere, aquí nos esmeramos en llenarnos la boca con términos como terroir, vino de autor, vino de pago, cepas mejorantes, etc.

Qué orgulloso se sentiría de nosotros Don Quijote.

Foto l Angermann
En Directo al Paladar l El rosa no está de moda
En Directo al Paladar l Principales defectos del vino

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos