Compartir
Publicidad

El olfato y los recuerdos

El olfato y los recuerdos
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Este año los laboratorios Vicks han publicado un estudio que habla sobre el Olfato y la Gastronomía en España, analizando la importancia que los españoles le otorgan al olfato en lo relacionado con la alimentación. En este estudio se ha podido constatar algo que en cierta medida ya sabíamos todos. El 98% de nosotros consideramos que el olfato es importante para disfrutar de la gastronomía.

Aunque uno de los datos que quizás más nos pueden sorprender es el que confirma la frase “la comida entra por los ojos“ ya que dejando aparte el sentido del paladar, el siguiente sentido más valorado a la hora de comer es el de la vista con un 54%, frente a un 44% que tienen el sentido del olfato. Aunque sin embargo si se hace la misma pregunta a la hora de cocinar la importancia se invierte.

Es un estudio muy completo, habla sobre: gustos por regiones y cuales están mejor situadas en nuestro olfato; olores afrodisíacos; alimentos que mejor nos huelen; cambios gastronómicos cuando se pierde; sobre cómo influye en el estado de ánimode determinados momentos con determinados olores; o que nos impulsa a elegir un determinado vino para acompañar una comida.

Son muchos datos más los que facilita este estudio, pero el que a mí más me ha llamado la atención, son los que hacen referencia al olfato y los recuerdos, quizás sea porque es algo que yo ya había intuido desde mucho tiempo, al ser el olfato el sentido más primario de todos, está muy cerca de nuestras emociones y establece relaciones que nos quedan marcadas. El estudio hace referencia a la capacidad evocadora de los olores, y afirma que el olor de algún alimento o comida trae recuerdos de algún momento de las nuestras vidas y que una gran parte de estos recuerdos están relaciones con algún ser querido.

En mi caso, quizás por ser muy primaria, el olfato siempre está llamando a mis recuerdos, el olor a limón y canela me recuerdan a mi madre, el de roscos fritos a mi abuela, el de pimientos asados a mi padre, el de vainilla a mi hija y el olor a dama de noche me hace rememorar largas conversaciones en calurosas e insomnes noches de verano.

Foto | treehouse1977
Vía | Pharmaimage
Directo al Paladar | El ascensor de los mil aromas
Directo al Paladar | El olor de los alimentos en la nueva cocina

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos