Receta del campero malagueño, el bocadillo en formato sándwich que vas a querer probar

Receta del campero malagueño, el bocadillo en formato sándwich que vas a querer probar
1 comentario
137 votos

Vivir en Málaga te permite degustar platos tradicionales como los espetos de sardinas, el ajoblanco, o el gazpachuelo, pedir un café usando sus denominaciones características, y disfrutar con los sándwiches y bocadillos clásicos de la zona. Estos son sobre todo el Pitufo -pequeño bocadillo o montado de cualquier ingrediente que se toma a la hora del desayuno- o el que voy a preparar hoy: la receta del Campero malagueño.

Elaborado en pan redondo y prensado en una sanwichera o grill acanalado, el campero es un sándwich delicioso de los que acompañan un café, un refresco o una cerveza a media mañana, y que también se come a cualquier hora en bares y hamburgueserías. Está tan rico que lo ponemos a la altura del Serranito, otro gran bocadillo andaluz o de la Brascada, que se disfruta en la zona de Valencia.

Un poco de historia

El campero tiene su origen en los años 50, aunque se puso de moda en Málaga en la década de los 80. Se atribuye su creación a Miguel Berrocal de la cafetería Los Paninis, aunque hay dudas sobre ese origen. En todo caso, se trata de un bocadillo en pan redondo de filete de pollo con queso, lechuga, tomate y mayonesa, al que inicialmente también se añadía ketchup y mostaza y en el que se suelen incluir dos lonchas de jamón de York.

El bocadillo se cocina en una sandwichera o grill y se sirve cortado por la mitad. Dependiendo del establecimiento donde se adquiera el campero, también los encontrarás con un huevo a la plancha metido dentro, o con otros ingredientes principales, originando otras versiones de campero, como el campero de atún, el campero de tortilla, el campero de lomo de cerdo o el campero de cualquier otro ingrediente.

Es tan popular en toda la Costa del Sol que hasta el chef Dani García hizo sus versiones gourmet del Campero, preparándolo con carne de ternera o con lomo de cerdo además del clásico elaborado con pechuga de pollo, aunque siempre manteniendo la esencia del popular bocadillo malagueño.

Hoy te enseñamos a preparar el campero tradicional, de pollo, jamón y queso con lechuga, tomate y mayonesa, pero tú puedes prepararte otros bocadillos similares en formato campero, cambiando el filete de pechuga de pollo por otra clase de carne, o incluso sustituyéndolo por pollo asado, si así lo prefieres.

Ingredientes

Para 1 personas
  • Pechuga de pollo en filetes 1
  • Mollete (pan redondo) 1
  • Lechuga 2 hojas
  • Tomate 2 rodajas
  • Mayonesa 1 cucharada para untar en el pan
  • Jamón de York 2 - 3 lonchas
  • Queso de sandwich 2 lonchas
  • Huevo a la plancha (Opcional) 1

Cómo hacer un campero malagueño

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 10 m
  • Elaboración 10 m

El pan de campero es un elemento fundamental. Se utiliza el mollete o pan de campero malagueño, un pan redondo no muy alto. Abrimos por la mitad el pan y untamos con mayonesa ambas partes. Sobre la base colocamos lechuga y rodajas de tomate, acomodando los ingredientes de forma que cubran la superficie del pan.

En una plancha o sartén, cocinamos los filetes de pechuga de pollo durante cinco minutos. Es preferible poner varios filetes de pollo finitos que uno más grueso, para que estén bien cocinados. Si se va a hacer con huevo, preparamos también los huevos en la plancha, cuajando solo la clara y dejando la yema líquida.

Colocamos el pollo sobre el tomate y sobre el pollo colocamos las lonchas de jamón de York -más el huevo en su caso-, y cubrimos con dos buenas lonchas de queso. Opcionalmente podemos añadir ketchup y mostaza como en la receta original. Tapamos el bocadillo campero con la otra parte del pan untado con mayonesa. No hay que escatimar, ya que el campero es un bocadillo completo, que se prepara bien cargadito.

Campero Malagueno Pakus Futuro Bloguero Pasos

Ya montado el Campero, lo colocamos sobre el grill o sandwichera, donde lo terminamos de cocinar. El objetivo es que se funda el queso y que la superficie del pan se tueste en el exterior dibujando las típicas rayas en su corteza, por lo que conviene hacerlo unos minutos a fuego lento-medio.

Servimos el campero partido por la mitad y con su guarnición de patatas fritas, de pimientos verdes fritos, o ambas, y llevamos a la mesa para comer bien caliente. Harán falta servilletas abundantes porque el campero suele gotear sus jugos, la mayonesa y los aliños que le hayamos puesto, por mucho cuidado que se ponga en evitarlo.

137 votos

Newsletter de Directo al Paladar

Suscríbete para recibir cada día nuestras recetas, información sobre nutrición y actualidad sobre gastronomía.

Con qué acompañar el campero malagueño

Un campero malagueño es un bocadillo o sándwich, que se puede tomar con café con leche -un mitad si lo pides en Málaga- con un zumo de naranja, o con una cerveza o un refresco, si ya se ha pasado la hora del café. Si lo preparas en casa, puedes rematar el campero malagueño con una porción de banda de manzana y pistacho y afrontarás el día con toda la alegría del mundo.

En Directo al Paladar | Receta de sandwich de pera, queso gorgonzola y bacon
En Directo al Paladar | Dónde comer los mejores camperos de Málaga

Temas
Comentarios cerrados
Inicio