Publicidad

Cómo hacer pulled chicken: receta de pollo deshilachado

Cómo hacer pulled chicken: receta de pollo deshilachado
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

El pulled pork es una popular forma de cocinar la carne de cerdo en Estados Unidos, normalmente para servir como relleno de bocadillos y sándwiches. Llevo un tiempo viendo versiones más ligeras y rápidas con carne de ave, y desde que probé esta receta de pulled chicken o pollo deshilachado ya la he repetido varias veces.

El término pulled hace referencia a cómo la carne se desgarra o deshilacha en pequeñas fibras tiernas y jugosas tras una cocción larga a temperatura media-baja. Se puede preparar en el horno y tiene muchísimas aplicaciones en la cocina, así que os recomiendo aprovechar para cocinar al menos dos o tres pechugas enteras y así tener una deliciosa carne lista para diferentes recetas a lo largo de la semana.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Pechuga de pollo enteras sin piel 3
  • Aceite de oliva virgen extra 45 ml
  • Miel 15 ml
  • Vinagre de manzana 5
  • Salsa Worcestershire 5 ml
  • Salsa de tomate 30 ml
  • Salsa Barbacoa (opcional) 30 ml
  • Sal 5 g
  • Ajo granulado una cucharadita
  • Pimentón dulce una cucharadita
  • Pimentón picante media cucharadita
  • Pimienta negra molida

Cómo hacer pulled chicken o pollo deshilachado

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 3 h 35 m
  • Elaboración 5 m
  • Cocción 3 h 30 m

Precalentar el horno a 150ºC. Retirar los posibles restos de grasa de las pechugas de pollo y secarlas ligeramente con papel de cocina. Forrar con varias capas de papel de aluminio una bandeja o fuente y disponer encima las pechugas.

Mezclar todos los demás ingredientes en un cuenco, batiendo hasta tener una salsa homogénea. Echar encima de las pechugas y embardurlarlas bien por todas partes. Envolver la carne con el papel de aluminio, cerrando bien la fuente.

Introducir en el horno. Pasados 20 minutos bajar la temperatura a 110ºC y continuar la cocción hasta completar unas 3 horas. Dejar enfriar ligeramente y desgarrar la carne con ayuda de dos tenedores, mezclándola con los restos de la salsa que hayan quedado en la fuente.

Pulled Chicken Pasos

Con qué acompañar el pulled chicken

El pulled chicken o pollo deshilachado se puede guardar, una vez frío, en un recipiente hermético y aguanta muy bien varios días en la nevera. Podemos servirlo como relleno de bocadillos, en tostas, fajitas, sopas o ensaladas. En los próximos días compartiré algunas de mis recetas favoritas para dar salida a esta sencilla pero deliciosa manera de cocinar la carne de pollo.

En Directo al Paladar | Pollo al limón con gurullos. Receta
En Directo al Paladar | Fajitas de pollo rebozadas con cerveza. Receta

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir