Compartir
Publicidad

Pechugas de pollo crujientes con salsa de ajo y miel. Receta

Pechugas de pollo crujientes con salsa de ajo y miel. Receta
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Resulta curioso que esté redescubriendo mi gusto por el ajo, condimento nacional por excelencia, de la mano de un blog norteamericano como Damn Delicious. Y es que el ajo está muy presente en sus recetas. Hoy, por ejemplo, me he animado con sus pechugas de pollo crujientes con salsa de ajo y miel.

La receta en sí no tiene mucho misterio en su elaboración, pero la combinación del ajo y la miel resulta cuanto menos sorprendente, aportando a las pechugas un contrapunto dulce y picante que, junto al rebozado, le sienta genial a la carne blanca.

Ingredientes para 4 personas

  • Para las pechugas: 2 pechugas de pollo cortadas en filetes gruesos, 2 huevos, 1 taza de harina, 1 cucharada de tomillo, 1 cucharada de orégano, 1/2 cucharada de pimentón, una pizca de pimentón picante, aceite de oliva, sal y pimienta

  • Para la salsa: 125ml de miel, 2 cucharadas de salsa de soja, 1 cucharada de almidón de maíz, 75ml de agua, 4 dientes de ajo picados

Cómo hacer pechugas de pollo crujientes con salsa de ajo y miel

Empezamos preparando la salsa. En una sartén pequeña a fuego medio, mezclamos la miel con la salsa de soja y los dientes de ajo picados. Luego preparamos una mezcla con el almidón de maíz y el agua, que incorporamos también a la sartén. Dejamos que reduzca 1 o 2 minutos sin dejar de remover y reservamos.

Por otro lado, en dos platos hondos, disponemos por un lado los huevos batidos y, por el otro, la harina con el tomillo, el orégano y el pimentón. Salpimentamos las pechugas y vamos pasándolas una a una primero por la harina, luego por el huevo y luego de nuevo por la harina.

Por último, freímos las pechugas en aceite de oliva caliente, hasta que se doren por fuera. Dejamos que se escurra el aceite sobrante en papel de cocina absorbente y servimos acompañadas con la salsa de ajo y miel que podemos haber templado previamente.

Pollo Ajomiel

Tiempo de elaboración | 20 minutos
Dificultad | Fácil

Degustación

Las pechugas de pollo crujientes con salsa de ajo y miel son una buena alternativa cuando estamos buscando un plato con un toque agridulce, pero que no se aleje completamente del elenco de sabores de la gastronomía española. Podemos servirlas con la salsa a un lado para que cada uno se ponga la cantidad que más le guste o incluso cortar las pechugas en tiras a modo de aperitivo con la salsa para mojar.

En Directo al Paladar | Pechugas de pollo all'Arrabbiata. Receta
En Directo al Paladar | Receta de pollo asado con salsa de champiñones

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio