Compartir
Publicidad
Publicidad

Milhoja de tomate, mozzarella y bacon crujiente. Receta

Milhoja de tomate, mozzarella y bacon crujiente. Receta
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Dicen que todo depende del color del cristal con que se mire. Pues va a ser verdad, oigan. Al menos en la mesa, la reacción de los comensales depende en gran medida de como se presente un plato, y la magia está en convertir una ensalada de tomate y queso en un milhoja de tomate, mozzarella y bacon crujiente. Y no necesitamos grandes clases de prestidigitación, no. Basta con mirar los tomates con otros ojos, y agrupar los ingredientes de otra manera.

Así, cada comida será una fiesta, y los que se sientan a la nuestras mesas todos los días, sentirán la ilusión y se preguntarán inquietos: ¿qué nos habrá preparado hoy? Esta es la diferencia entre: otra vez ensalada… o ¡Uauuuu!

Los ingredientes para dos personas

Un tomate para ensalada grande, mozzarella de búfala fresca y bacon en lonchas. Aceite de oliva virgen extra, vinagre de módena y sal.

Elaboración del milhoja de tomate, mozzarella y bacon crujiente

La preparación

Escogeremos un tomate que tenga un buen diámetro ya que de esta medida dependerá que el milhoja sea más o menos grande. Lo cortaremos en rodajas finas con un cuchillo bien afilado y reservaremos. Cortaremos la mozzarella en lonchas. Pasaremos por la plancha las láminas de bacon hasta que queden doradas y las dejaremos enfriar hasta que queden duras y crujientes.

Montaremos el plato siguiendo este esquema: tomate, mozzarella y bacon, montando tantas capas como se desee y rematando la superficie con una rodaja de tomate y dos tiras de bacon crujiente.

Lo aliñaremos con una vinagreta realizada a partir de vinagre de módena, y decoraremos sutilmente.

Elaboración del milhoja de tomate, mozzarella y bacon crujiente

Tiempo de elaboración | 20 minutos
Dificultad | Baja

La degustación del milhoja de tomate, mozzarella y bacon crujiente

El secreto de esta receta de milhoja de tomate, mozzarella y bacon crujiente, además de la buena casta y tamaño del tomate, radica en la elección de una mozzarella de calidad superior, ya que un plato tan sencillo merece sorprender por su sabor.

De esta manera, una mozzarella ligeramente cremosa y con todo el sabor a leche de búfala, será garantía de un plato que no dejará indiferente a los amantes de los productos lácteos. No me quiero imaginar cómo tiene que estar si la hacemos con burratta...

En Directo al Paladar | Ensalada de tomate raf. Receta
En Directo al Paladar | Tomates ecológicos en Coín

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos