Compartir
Publicidad

Milhojas caprese con mozzarella al sésamo y aceite de albahaca, una receta fresca para el verano

Milhojas caprese con mozzarella al sésamo y aceite de albahaca, una receta fresca para el verano
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Normalmente no suelo preparar recetas de las que veo por ahí ni recetas clásicas, porque me gusta inventar mis platos, o hacer versiones más o menos creativas. Sin embargo, reconozco que cuando vi estos milhojas caprese con mozzarella al sésamo y aceite de albahaca en la revista de Lecturas mientras esperaba al dentista, me apeteció mucho prepararlos.

Se trata de una receta estupenda para el verano al ser una especie de ensalada fresca con una presentación original y con el toque crujiente que aportan las semillas de sésamo o ajonjolí con las que empanamos las rodajas de mozzarella. Y encima, estas milhojas se preparan en menos de 15 minutos.

Ingredientes

Para 2 personas
  • Tomate 1
  • Mozzarella fresca , una bola
  • Albahaca una buena rama
  • Semillas de sésamo al gusto
  • Pepino 0.5
  • Aceite de oliva virgen extra 100 ml

Cómo hacer milhojas caprese con mozzarella al sésamo

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 15 m
  • Elaboración 15 m

Para hacer esta ensalada en forma de milhojas, cortamos el tomate en cuatro rodajas, retirando la parte de arriba y la de abajo, que usaremos para sofritos o preparaciones similares. Con la mandolina, cortamos el pepino en finas rodajas.

Para hacer un aceite de albahaca con el que aliñaremos este milhojas, escaldamos durante un minuto una rama de albahaca en agua hirviendo y seguidamente la enfriamos en agua con hielo para que mantenga su color. En un vaso ponemos 100 ml de aceite de oliva virgen y añadimos la albahaca triturando seguidamente. Guardamos el aceite de albahaca en un lugar oscuro cubriendo el vaso con un film de cocina hasta el momento de usarlo.

Por último, cortamos la bola de mozzarella en cuatro rodajas, pasando cada una de ellas por las semillas de sésamo para que quede rebozada en este ingrediente.

Montaje del plato: Ponemos una capa de tomate, la cubrimos con pepino y sobre este ponemos la mozzarella envuelta en sésamo, repitiendo la operación una o dos veces. Aliñamos con unas cucharaditas del aceite de albahaca y servimos pinchando una brocheta en cada milhojas para que conserve la forma.

Milhojas Mozzarella

Con qué acompañar las milhojas caprese con mozzarella al sésamo

Esta receta de milhojas caprese con mozzarella al sésamo es una excelente ensalada fresca para el verano que servirá como plato único en una cena ligera, y que podemos acompañar con una copita de vino blanco muy frío.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio