Compartir
Publicidad
Publicidad

Receta de puchero de habas con yerbabuena

Receta de puchero de habas con yerbabuena
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad


En mi opinión el puchero, cocido, olla, como lo queráis llamar es una comida imprescindible en cualquier época del año, a mi me apetece casi siempre, si hace mucho calor es más complicado aunque en esos casos hay soluciones para no privarse de él.

Hoy hace calor, sin embargo he preparado esta receta puchero de habas con yerbabuena, todo un clásico, que en estos momentos perfuma mi cocina. Y es que la yerbabuena en este tipo de recetas aporta un “frescor” y un aroma impresionante, las habas un toque primaveral y el arroz le da ligereza al plato.

Los ingredientes

1 hueso blanco, 1 hueso de jamón, 2 huesos de cerdo fresco con carne (quijá, espinazo, etc.), 1 caparazón y un ala de pollo (guardado de otra elaboración), 1 corteza de jamón, 250 gr. de garbanzos, 2 puñados de habas desgranadas, 2 puñados de arroz. 3 ramitas de yerbabuena.

La preparación

Ponemos en la olla llena de agua fría las carnes, en cuanto empiece a calentarse espumamos bien, añadimos los garbanzos y cocemos 50 minutos en olla a presión ó 2 horas (depende del fuego, etc.) en olla convencional. Mientras en una cazuela con agua hervimos las habas con una ramita de yerbabuena. Una vez casi cocidos los garbanzos, sacamos las carnes, añadimos el arroz y las otras ramas de yerbabuena y cocemos a fuego flojo 15 minutos, añadimos las habas cocidas, la carne desmenuzada y limpia y servimos.

Podemos añadir las habas junto con el arroz a la olla, sin embargo oscurecen mucho el caldo, que debe ser blanco. El agua de cocer las habas no hay porqué desperdiciarla, la podemos guardar y utilizar en otra elaboración, una crema de verduras por ejemplo.

Garbanzos en remojo


Hacemos el cocido y cocemos habas a parte

Tiempo de elaboración | 20 minutos
Tiempo de cocción | de 1 a 3 horas
Dificultad | Media

La degustación

Esta receta de puchero de habas con yerbabuena se come con cuchara, despacio, salivando y saboreando bien, como se comen los grandes platos de la gastronomía tradicional, platos cargados de matices, suculentos, potentes, inolvidables cuando los has probado, incluso cuando solo has llegado a olerlos.

En Directo al Paladar | Receta de cocido con pelotas
En Directo al Paladar | Receta de potaje de bacalao con albóndigas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos