Compartir
Publicidad

Receta de rábanos asados al romero

Receta de rábanos asados al romero
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Me acabo de dar cuenta de que no tengo ni idea de cuándo los rabanitos entraron a formar parte de mi dieta habitual. Sí recuerdo ver a mis tíos en Suiza tomarlos en crudo en el desayuno, y quizá fue allí cuando empecé a probarlos, eso sí, en ensaladas. Me encanta su sabor refrescante pero también son deliciosos cocinados, como en esta receta de rábamos asados al romero.

Todos los vegetales de raíz cobran una nueva dimensión cuando se asan en el horno. Me gusta hacer un asado de hortalizas variadas con patatas cuando llega el frío, pero es en primavera y verano cuando los rábanos están en su mejor temporada. Si no os convencen en crudo, animáos a probarlos en esta receta, perfectamente válida para todo el año.

Ingredientes

Para 4 personas
  • Rábanos 300 g
  • Dientes de ajo 2
  • Romero fresco 2
  • Limón 1
  • Vino blanco 50 ml
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta negra molida
  • Sal

Cómo hacer rábanos asados al romero

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 35 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 25 m

Precalentar el horno a 200ºC y preparar una fuente o bandeja. Lavar bien los rabanitos, quitando los restos de tierra y posibles partes dañadas, y cortar el pedúnculo -aunque las hojitas pequeñas son comestibles-. Cortar en cuartos o por la mitad, si son pequeños.

Colocarlos en la fuente y salpimentar. Regar con un chorrito de aceite de oliva virgen extra de buena calidad, ralladura de limón y un poco de vino o vermut blanco. Añadir el romero -podemos usar un par de cucharadas en seco- y salpimentar, incorporando los dientes de ajo sin pelar.

Hornear durante unos 25-30 minutos, removiendo la bandeja a mitad del tiempo y añadiendo un poco más de vino, si se desea. Vigilar hacia el final de la cocción y sacar cuando estén al punto deseado.

Rábaos Asados. Pasos

Con qué acompañar los rábanos asados al romero

Me gusta esta receta de rábanos asados porque es muy versátil; nos sirve como ensalada junto con una base de hojas verdes y algo de queso, también es un buen primer plato y una excelente guarnición de carnes y pescados. Se puede romper un huevo cuando esté terminando la cocción para tomarlos como plato único en la cena, o tomarlos fríos incluso en un tupper, mezclados con pasta, arroz o cuscús.

En Directo al Paladar | Receta de habas frescas con rabanitos y ventresca
En Directo al Paladar | Zanahorias y rabanitos glaseados al horno. Receta de guarnición

¿Te ha gustado esta receta?
Guardar
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos