Compartir
Publicidad

Cómo hacer un smoothie de plátano y uva

Cómo hacer un smoothie de plátano y uva
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Siempre me ha parecido que el smoothie es una de las mejores opciones para tomar en el desayuno cuando queremos salir un poco del acostumbrado café con pan y mermelada. Además, la combinación de frutas, según las que escojamos, nos puede ofrecer un verdadero festival de sabores que nos llenaran de energía para iniciar bien la mañana.

Hoy te propongo esta receta de cómo hacer un smoothie de plátano y uvas. Pensé en combinar estar dos frutas ya que considero que pueden alcanzar un equilibrio entre la suavidad y dulzura del plátano y la ligera acidez de la uva. Aprovechando de que estamos en plana temporada de uvas, no podía perderme la oportunidad de realizar esta bebida.

Ingredientes

  • 200ml de leche descremada, 1 plátano, 1 mug (taza) de uvas rojas sin semilla, una cucharita (café) de extracto de vainilla, 150g de yogur griego, 30g de azúcar y unos hielos (opcional).

Cómo hacer un smoothie de plátano y uva

Para empezar, vamos a pelar el plátano, cortarlo en trozos y ponerlo en el congelador por unos dos horas. Si no tienes tiempo o se te olvido poner a congelar el plátano podrás usar hielo agregándolo al momento de licuar todos los ingredientes. Limpiamos las uvas bajo el chorro de agua fría para mezclarlas enseguida con el yogur griego.

Smothie Prep

Añadimos el extracto de vainilla, el azúcar y los trozos de plátano congelado. Vertemos ahora le leche en el vaso de la licuadora que accionamos por un minutos a velocidad alta. Si queremos que nuestra bebida esté más fría podemos agregar los hielos o ponerla a enfriar por unos 30 minutos antes de tomarla.

Tiempo de elaboración | 15 minutos
Dificultad | Fácil

Degustación

Tal y como te lo comentaba al inicio, el smoothie de plátano y uva es ideal para un desayuno alternativo. Lo puedes ofrecer a tu hijos para que tengan algo delicioso que beber en las mañanas, antes de salir a la escuela. Lo puedes igualmente disfrutar en la tarde para refrescarte o para acompañar una merienda. En todos los casos, es mejor beberlo frío y recién hecho. Eventualmente lo puedes conservar unos dos o tres horas en refrigeración pero no mucho más.

Directo al Paladar | Pescado al horno en salsa de mostaza. Receta
Directo al Paladar | Pastas con atún y verduras. Receta

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos