Sigue a Directo al Paladar

crema-espinacas-roquefort

La receta que os cuento hoy es una variación sobre una receta muy tradicional que en casa ha resultado todo un hallazgo. Y es que la crema de espinacas y roquefort con bechamel sigue siendo tan deliciosa como habitualmente pero el queso francés le da el toque definitivo.

Para los que no os guste este queso, podéis adaptar la receta cambiándolo por otros quesos pero recordando que tienen que ser potentes porque si no apenas podrán aportar sabor a la bechamel que baja mucho la potencia de los demás sabores. Ya veréis qué sorpresa os lleváis al probar la mezcla.

Ingredientes para 4 personas

  • 500 gr de espinacas frescas, 1 litro de leche, 3 cucharadas de harina, 50 gr de mantequilla, 60 gr de queso roquefort, 20 gr de queso parmesano rallado

Cómo hacer crema de espinacas y roquefort con bechamel

Nuestra receta comienza con la cocción de las espinacas. Ponemos agua abundante en una cacerola y cocemos las espinacas durante 5 minutos. Después escurrimos bien las espinacas y las dejamos sobre un colador para que suelten toda el agua. Podemos acelerar el proceso apretándolas contra el colador hasta que estén bien secas.

Cortamos en trocitos muy pequeños las espinacas mientras calentamos una sartén con la mantequilla. Rehogamos las espinacas un par de minutos hasta que toman un color brillante y añadimos la harina, removiendo para que se reparta por todas las hojas.

Vamos incorporando la leche que sea necesaria, (normalmente sobrará con un litro) en pequeñas cantidades hasta que tengamos una salsa bechamel de color verde. Hasta ahora no hemos añadido sal ni en la cocción de las espinacas ni en la elaboración de la bechamel.

Cuando la crema de espinacas tiene el punto de espesor que nos guste, — algo más ligera que una pasta de croquetas – añadimos el queso roquefort o el queso que hayamos elegido y dejamos que se funda mientras removemos. Es ahora el momento de probar de sal y rectificar si fuera necesario, en función de la potencia del queso elegido.

Apagamos el fuego y servimos en cuencos o fuentes individuales de barro, espolvoreamos con un poquito de queso rallado para gratinar o rematar con el soplete de cocina dando un aspecto más apetecible a cada ración.

crema de espinacas y roquefort

Tiempo de elaboración 40 minutos
Dificultad | Fácil

Degustación

Esta crema de espinacas y roquefort con bechamel es una receta que me gusta mucho para cenar pues con una pequeña cantidad quedas muy saciado y reconfortado por su temperatura caliente. Por su precio económico y lo que cunde es una opción muy recomendable para este tiempo en el que aún no llega el calor a nuestras tierras.

En Directo al Paladar | Cómo hacer guacamole en casa
En Directo al Paladar | Salmón en hojaldre con crema de espinacas

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

8 comentarios