Síguenos

Grissinis

Si sois de los míos seguro que en los restaurantes italianos os tomáis estos palitos de pan antes de que os sirvan la comida, y es que me encantan, así que esta semana me he decidido a preparar unos grissini caseros y es que son tan fáciles, que creo que desde ahora me quedo con los míos con su forma más rústica y su textura supercrujiente.

Además podéis aromatizarlos a vuestro gusto, yo en esta ocasión solo los he preparado con sal, pero muchas otras veces le incorporo a la masa un buen puñado de hierbas aromáticas o granitos de sésamo por la superficie, sea como sea siempre salen bien y están muy buenos.

Ingredientes para dos docenas de grissinis

  • 240 ml de agua templada, 2 cucharaditas de levadura de panadería deshidratada, ½ cucharada de miel, 260 g de harina, 1 cucharadita de sal, 2 cucharadas soperas de aceite de oliva.

Cómo hacer grissinis

Comenzaremos uniendo el agua templada junto con la miel y la levadura. Mezclamos con unas varillas y dejamos reposar durante diez minutos hasta que se vea espumosa la mezcla, eso quiere decir que nuestra levadura está funcionando.

Añadimos la harina, la sal, el aceite y mezclamos con un tenedor hasta conseguir una masa que no se pegue, si es necesario añadir algo más de harina, retiramos para una encimera y amasamos durante unos minutos hasta lograr una masa elástica.

La echamos en un bol y cubrimos con un paño limpio o un plástico y la dejamos levar en un lugar templado durante media hora. Pasado el tiempo desgasificamos la masa y la estiramos formando un rectángulo de ancho como queramos nuestros grissinis. Con un cuchillo bien afilado vamos cortando la masa en tiras estrechas y colocándolas encima de un aplaca de horno forrada de papel sulfurizado. Dejar levar de nuevo durante otra media hora.

Precalentar el horno a 200 grados, hornear los grissinis durante veinte minutos espolvoreándolos a medio tiempo con agua en un pulverizador.

Grissinis

Tiempo de elaboración | 1 hora más los levados
Dificultad | Fácil

Degustación

Los grissinis son el complemento ideal a cualquier plato italiano o para mojar en cualquier dip que preparéis. Bien guardado en una caja de lata hermética os durarán crujiente hasta una semana.

En Directo al Paladar | ¿Conoces todos los panes que se comen en Italia?
En Directo al Paladar | Pizza de salmón ahumado, alcaparras y mascarpone. Receta

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario